PROCEDIMIENTO

Gammagrafía de Tiroides

También conocido como:

Captación de Yodo Radioactivo, Gammagrafía Nuclear - Tiroides, Centellografía Tiroidea.

Descripción

La gammagrafía tiroidea es un examen que evalúa la glándula tiroides mediante la administración de un marcador radioactivo, como tecnecio 99 (Tc-99), iodo-133 (I-133), y una cámara especial que valora cuánto de este marcador es captado por la glándula. Las imágenes obtenidas por este método permiten conocer la forma, ubicación anatómica, peso estimado del tejido tiroideo funcional y su función global y la funcionalidad de lesiones difusas o focales. La valoración con I-133 permite también estimar la dosis de radiación terapéutica necesaria para erradicar determinadas lesiones. La gammagrafía a diferencia de los estudios de laboratorio permite diferenciar entre glándulas verdaderamente hiperfuncionantes y aquellas que no. Las enfermedades que con mayor frecuencia son evaluadas mediante gammagrafía son: hipertiroidismo, tiroiditis, nódulos funcionales y nódulos no funcionales.

NIVEL DE URGENCIA
Este procedimiento es ambulatorio
Preparación

- Debe seguir las instrucciones indicadas por el médico que realiza el procedimiento. - Se deben realizar exámenes que evalúen el nivel de hormonas tiroideas en la sangre. - Las mujeres deben asegurarse de no estar embarazadas ni estar lactando. - Debe informar al médico sobre los medicamentos que consume (descartar medicamentos con iodo, anestésicos y medicamentos para el corazón). - Debe informar si presenta alergia al contraste. - Debe guardar ayuno 6 a 8 horas antes del examen. - No debe portar joyas ni accesorios metálicos para el examen.

¿Qué se siente durante el procedimiento?

La mayoría de los procedimientos de gammagrafía y absorción tiroideas son indoloros. Sin embrago, durante la gammagrafía tiroidea, puede experimentar una molestia al tener que permanecer recostado y completamente quieto con la cabeza extendida hacia atrás mientras la gammacámara toma las imágenes. Cuando la radiosonda es administrada en forma intravenosa, sentirá un leve pinchazo al insertarle la aguja en la vena para la línea intravenosa. Cuando se inyecta el material radioactivo en el brazo, podría experimentar una sensación de frío que se sube por el brazo, pero por lo general no existen otros efectos secundarios. Al ingerir la radiosonda, posee poco o ningún sabor. Al inhalarse, no debería experimentar una sensación diferente a la inhalación del aire ambiental o a la contención de la respiración.

¿Qué esperar después del procedimiento?

No causa molestias posteriores.

Contenido Relacionado