PROCEDIMIENTO

Hemodiálisis

También conocido como:

Riñones Artificiales, Diálisis.


Descripción

La Hemodiálisis, es un tipo de diálisis renal, la cual se produce a través de un tratamiento de sustitución de la función renal, que consiste en filtrar la sangre periódicamente por medio de un equipo especializado llamado dializador; Provocado porque los riñones no funcionan correctamente, los cuales son los encargados de limpiar la sangre de sustancias tóxicas, de eliminar los líquidos sobrantes eliminándolos en forma de orina y de producir hormonas necesarias para el organismo.

NIVEL DE URGENCIA
Este procedimiento es ambulatorio
Preparación
  1. La preparación comienza con la creación de un acceso vascular varias semanas antes del primer procedimiento.
  2. El acceso proporciona un mecanismo para que una pequeña cantidad de sangre se extraiga de la circulación y luego regrese a tu cuerpo a fin de que el proceso de hemodiálisis funcione.
  3. Existen tres tipos de accesos: Fístula arteriovenosa, Injerto de fístula arteriovenosa y catéter venoso central.
  4. El acceso quirúrgico necesita tiempo para sanar dependiendo del paciente, antes de comenzar los tratamientos de hemodiálisis.
  5. Es importante cuidar el sitio del acceso para reducir la probabilidad de una infección y otras complicaciones.

¿Qué se siente durante el procedimiento?

Durante el procedimiento puede tener los siguientes síntomas:


  1. Baja tensión arterial.
  2. Pérdida de la conciencia.
  3. Náuseas, mareos y cólicos abdominales.
  4. calambres.
  5. Dolores de cabeza.


El paciente pueden indicar la necesidad de ajustar mas lenta la velocidad de la diálisis, ajustando la concentración de sodio o la temperatura en el líquido del dializador, adecuar las dosis de los tratamientos hipotensores o adaptar las recomendaciones de la ingesta calórica, para así evitar estos síntomas en el organismo.


¿Qué esperar después del procedimiento?

Se pueden experimentar un síndrome llamado lavado o "washout", en donde el paciente se siente débil, tembloroso, con extrema fatiga, cuerpo dolorido, rigidez en las articulaciones, síntomas similares a los de la gripe, dolores de cabeza, náuseas, y la pérdida de apetito. Este síndrome puede comenzar finalizando el tratamiento, pueden durar 30 minutos dependiendo del paciente o de 12 a 14 horas en disiparse en algunos casos.


Contenido Relacionado