PROCEDIMIENTO

Parto Instrumentado

También conocido como:

Parto Instrumental, Instrumentalización del Parto.


Descripción

Los partos vaginales instrumentados representan alrededor del 15-20 % del total de partos vaginales. Entendemos por parto instrumental el empleo de fórceps, ventosa o espátulas que aplicados generalmente sobre la cabeza fetal, y utilizando la fuerza de tracción, suplementan el trabajo del parto, asistiendo a la madre en la transición del feto hacia la vida extrauterina.

Como norma general, el parto instrumental está indicado en cualquier condición de amenaza materno-fetal que sea probable que se alivie por el parto, siempre y cuando se pueda realizar de forma segura.


Las indicaciones se clasifican en:

Indicaciones maternas:

  • Patología materna grave que contraindiquen la maniobra de valsalva (pujar): patología cardíaca severa, crisis hipertensivas, miastenia gravis, retinopatía proliferativa, malformaciones vasculares cerebrales.

Indicaciones fetales:

  • Cuando existe sospecha de pérdida de bienestar fetal y condiciones para asistir al parto vía vaginal: Prolapso de cordón, Abrupcio placentae (desprendimiento de la placenta).

Progresión inadecuada del parto:

  • En pacientes nulíparas (que no han tenido hijos) definimos progresión inadecuada del parto cuando el periodo expulsivo es > 3 horas con anestesia regional y > 2 horas sin anestesia regional.
  • En pacientes multíparas (al menos 1 parto previo) definimos progresión inadecuada, cuando el periodo expulsivo es >2 horas con anestesia regional y > 1 hora sin anestesia regional.

Sin embargo es importante tener en cuenta que ninguna indicación es absoluta y siempre se debe individualizar cada paciente.

NIVEL DE URGENCIA
Este procedimiento requiere ingreso hospitalario
Preparación

Existen unos requisitos imprescindibles que se han de verificar antes de la aplicación de cualquier

tipo de instrumento:

  • Presentación cefálica de vértice del feto (de cabeza).
  • Dilatación cervical completa (apertura total del cuello del útero).
  • Cabeza encajada y conocida la posición exacta.
  • Membranas ovulares rotas (fuente rota).
  • Posibilidad de cesárea inmediata.
  • No sospecha de desproporción pélvico-cefálica, es decir, que el diámetro de la pelvis sea menor al diámetro de la cabeza del feto.
  • Analgesia adecuada.
  • Vejiga y recto vacíos.
  • Autorización de la paciente.

¿Qué se siente durante el procedimiento?

Aunque la utilización de analgesia epidural materna es aconsejable, no es imprescindible, pudiendo bastar con analgesia local, sin embargo muchas veces el dolor se enmascara con el dolor que acompaña la contracción uterina.


¿Qué esperar después del procedimiento?

A corto plazo es posible presentar:

  • Dolor durante el parto y postparto.
  • Lesiones del canal del parto.
  • Retención urinaria.
  • Hemorragias por desgarros.
  • Sangrado vaginal.

Contenido Relacionado