Artículo

¿Quieres dejar el cigarrillo? Una guía para lograrlo

Medicina General 2682 veces leída

Además de afectar el sistema respiratorio, este hábito puede generar enfermedades en el sistema circulatorio, digestivo, sexual y renal.

Si eres de los que piensan que el cigarrillo solo afecta a los fumadores activos bastará con que conozcas la cifra de la Organización Mundial de la Salud, OMS, que indica que el tabaco mata anualmente a casi seis millones de personas, de las cuales, más de cinco millones son consumidores del producto y más de 600 mil son fumadores pasivos.

“Fumar, sin duda alguna, debe comprenderse como un problema de salud que atenta contra el bienestar y la calidad de vida. Es un hábito difícil de dejar, pero totalmente posible de abandonar. Se trata de un proceso que toma su tiempo y para el cual existen programas especializados que brindan opciones terapéuticas”, explica Abraham Alí Munive, neumólogo y director médico de la Fundación Neumológica Colombiana. Agrega el especialista que para dejar el cigarrillo es indispensable que la persona tenga, por lo menos, la intención de abandonar el hábito, “se calcula que hasta el 70% de los fumadores desean dejar de fumar, un 60% estaría dispuesto a hacerlo y el 27% lo haría en el próximo mes”

Y es que los beneficios de dejar de fumar son muchos. Según datos recopilados por Exfumaire, programa de cesación del cigarrillo de la fundación, los beneficios de dejar de fumar se hacen evidentes en el cuerpo a los 20 minutos: la presión arterial disminuye hasta alcanzar el nivel en que estaba antes de fumar por última vez. A las ocho horas, el nivel de monóxido de carbono en la sangre es normal; a las 24 horas, disminuye la probabilidad de un ataque cardiaco; a las 48 horas, las habilidades y sensaciones del gusto y el olfato empiezan a volver; a las 12 semanas, la función pulmonar aumenta un 30%; a los nueve meses, el organismo disminuye la tos y la dificultad para respirar; y a los 10 años, el riesgo de cáncer pulmonar disminuye en un 50%, al igual que el cáncer de boca, vejiga, riñón y páncreas.

Si estas cifras te motivan a dejar el cigarrillo o a que alguien cercano lo haga, la Fundación Neumológica Colombiana comparte claves para dejar de fumar

  1. Establecer una fecha específica: tomar la decisión de cuándo empezar a dejar el cigarrillo es fundamental. Esta marcará en la mente el inicio del camino para lograr el propósito.
  2. Hacer una lista de razones para dejar de fumar: escribir una lista, para tener a la mano, que sirva como motivación de por qué se dejará de fumar y cómo esta decisión contribuye a la salud.
  3. Reducción del consumo: días antes de comenzar con el propósito, reducir el consumo de cigarrillo como preparación. Esto, además, facilitará acabar poco a poco el hábito.
  4. Identificar los momentos en los que siente más ganas de fumar y cambiar de rutina: de esta forma se combate la ansiedad. Una opción es comenzar a hacer ejercicio regularmente para aliviar la tensión y las ansiedades.
  5. Mantener una alimentación balanceada: evitar consumo de cafeína, cítricos, gaseosas y frituras, aumentar la ingesta de frutas, verduras y zumos naturales además de frutos secos, minimizar ingesta de grasa y carbohidratos.
  6. Deshacerse de todo lo relacionado con el cigarrillo: encendedores, ceniceros, y sobre todo, los cigarrillos, que pueden generar momentos de debilidad y ansiedad.
  7. Buscar apoyo profesional: de acuerdo con la OMS y la Guía de Cesación de Tabaquismo de la Fundación Neumológica Colombiana, solo el 3% de las personas que desean dejar de fumar, sin apoyo profesional, lo logran; mientras que el 60%, que se apoya en profesionales, cumple con el propósito.
  8. Realizar actividad física: durante mínimo 30 minutos todos los días. Caminar siempre es una buena opción.
  9. Tener un adecuado patrón de sueño: dormir a una hora fija todos los días y despertarse a una hora fija. Se recomienda, mínimo, 7 a 8 horas.
  10. Ser optimistas: es importante confiar en sí mismo, ser disciplinado y constante. Es importante tener presente que la decisión de dejar de fumar ya es en sí un gran paso. Dejar de fumar es difícil, pero no imposible.
Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com