Artículo

El condón no es suficiente para prevenir enfermedades de transmisión sexual

Sexología 3913 veces leída

Enfermedades de transmisión sexual

Además del preservativo, escoger con responsabilidad a la pareja sexual es clave para lograr una mayor protección frente a las Enfermedades de Transmisión Sexual, ETS.

Frente a este tipo de contagios, los jóvenes resultan ser los más afectados, por lo tanto, aprender a identificar algunas de las manifestaciones de las ETS es fundamental. Explica el urólogo – sexólogo, Juan Fernando Uribe, que siempre que haya un cambio en los genitales hay que prestar atención. “Los genitales están ocultos, no están sometidos al sol, entonces no deben sufrir cambios. Si hay variaciones en el olor, en el color, hay secreción o hay verrugas, se debe consultar. Todo lo que cambie repentinamente en los genitales hay que analizarlo”.

Por lo tanto, hablar de educación sexual en el entorno familiar y en las instituciones educativas resulta importante para disminuir los riesgos, así como la selección adecuada de la pareja sexual y el uso del condón que aunque no es el protector absoluto, su uso sigue siendo deseable.

¿Por qué no protege al 100%?

La razón es muy sencilla. Al usar el preservativo, la base del pene queda descubierta y esa puede ser una zona óptima para el albergue de virus o bacterias, responsables de las ETS.

“Hay muchos tipos de infecciones, cada una tiene un ciclo distinto, manifestaciones distintas y el tipo de contacto es similar. Sin embargo, pueden ser diferentes de un paciente a otro, hay muchos que pueden ser portadores asintomáticos, es decir, que no desarrollen los síntomas, mientras que otros sí pueden manifestar algunas de las señales”, explica Jorge Alonso Díaz, médico general de Emi y docente de la Universidad CES de Medellín.

Entre otros síntomas comunes a estas enfermedades, los expertos hablan de  lesiones en los genitales como úlceras o vesículas, ardor para orinar, fiebre y dolor con el contacto sexual.

Cuidado con las malas prácticas

Alrededor de las enfermedades de transmisión sexual y su prevención existen muchas ideas equivocadas que se deben evitar. Aunque son casi infinitas, aquí algunas de las más populares que bajo ningún argumento se pueden practicar.

-Usar la vaselina como lubricante es un error, pues deshace el condón y obviamente, termina por no ofrecer ninguna protección.

-Inflar los condones. Este método para verificar que no esté roto es también de los más equivocados, dado que de esa manera el preservativo se daña y peor aún, se empapan de saliva y se contaminan.

-Hacer lavados con vinagre o limón después de la relación sexual. Esta práctica no cambia el riesgo de contagio, dado que en todo contacto íntimo se producen microfisuras por donde los virus penetran a la otra persona y ahí hay una posible ventana de contagio.

-Cuidado con la procedencia y manipulación de los juguetes sexuales, también pueden ser agentes de contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Por virus o por bacterias

Independiente de la forma de contagio, bien sea por virus o bacterias, hay cura, control y tratamiento de la enfermedad. Señala Juan Fernando Uribe, que hasta hace un tiempo, las ETS eran bacterianas, lo que hacía que su cura y tratamiento se lograra a través del uso de antibióticos. En los últimos años, las enfermedades de transmisión sexual son producidas por virus, “actualmente no existen antivirales para estas enfermedades y lo que ocurre es que los virus no se curan, se controlan, se mantienen de manera intracelular y puede volver a surgir en cualquier momento. El cuidado pasa por entender que en las relaciones sexuales hay un intercambio de fluidos, de mucosa a mucosa, porque tener relaciones sexuales no es solo el contacto pene a vagina, aquí también se incluye el sexo anal y oral”.

Finalmente, sean virus o bacterias, la educación sexual, la prevención y los métodos de planificación permiten minimizar el riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual. Al respecto, Jorge Alonso Díaz, sugiere buscar asesorías en instituciones como Profamilia, que se ofrecen de manera gratuita y hacer parte de las campañas que impactan sobre los riesgos y la prevención. Hay que partir siempre de la educación”.

Algunas ETS

-Clamidia.

-Gonorrea.

-Herpes genital.

Virus del Papiloma Humano (VPH).

-Sífilis.

-Tricomoniasis.

-Vaginosis bacteriana.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com