ENFERMEDAD

Neuropatía Periférica

También conocido como:

Trastornos de los Nervios Periféricos.

Definición

La Neuropatía Periférica hace referencia a los trastornos ya sean adquiridos o hereditarios que afectan a los nervios periféricos, es decir, aquellos que se encuentran fuera del cerebro y la médula espinal. El daño en los nervios puede deberse a una lesión o degeneración de su estructura, como consecuencia de enfermedades que predisponen al daño (p. ej., diabetes mellitus, conjuntivopatías, deficiencia nutricional) o exposiciones tóxicas por fármacos o factores ambientales. Los nervios periféricos devuelven información sensorial al cerebro y a la médula espinal acerca de la sensación térmica y el movimiento muscular, por lo que el daño en el sistema nervioso periférico interfiere con estas conexiones, presentándose síntomas como entumecimiento u hormigueo hasta sensaciones punzantes o debilidad muscular, lo que depende del tipo de nervio afectado. En la mayor parte de las situaciones, los síntomas sensitivos preceden a los motores. Las Neuropatías periféricas se clasifican de acuerdo a: - Tiempo de evolución: agudas las que tienen un inicio inferior a una semana y las crónicas superior a un mes. - El tipo de daño en el nervio: la neuropatía que involucra daño en un solo nervio se conocen como mononeuropatías, las que involucran el daño en varios nervios se conoce como polineuropatía, siendo ésta la más frecuente. - Según el tipo de fibra afectada: sensitivas de fibras pequeñas, de fibras grandes o de ambas (sensitiva global), neuropatía de predominio motor, autonómicas. - Según su etiología: asociadas a otras enfermedades, infecciosa, hereditaria, tóxica, idiopática o traumáticas. La historia médica, la revisión por sistemas y los hallazgos clínicos permiten distinguir el tipo de neuropatía. Los objetivos del tratamiento son controlar la afección que causa la neuropatía y aliviar los síntomas.
NIVEL DE URGENCIA
Se debe ir en las próximas semanas o meses

¿Cómo se manifiesta?

Una persona con esta enfermedad puede presentar:
  • Equilibrio Deficiente
  • Desmayo
  • Ojos y Boca Secos
  • Disminución Sensibilidad Vibratoria
  • Dolor por un Estímulo no Doloroso (Alodinia)
  • Anisocoria
  • Sacudidas
  • Disminución o Aumento de la Transpiración
  • Espasmo Muscular
  • Prensión Débil
  • Disfunción Eréctil
  • Pie Péndulo
  • Hiporreflexia
  • Disminución de la Sensibilidad Propioceptiva
  • Mareo
  • Diarrea
  • Problemas de Equilibrio
  • Percepción Anormal del Dolor
  • Gastroparesia
  • Ortostasis
  • Piel Seca
  • Calambres
  • Disminución de la Sensibilidad al Pinchazo y la Temperatura
  • Entumecimiento
  • Pinchazos
  • Respuesta Excesiva a un Estímulo Doloroso
  • Dolor Punzante
  • Sensación de Hormigueo
Recuerda que aunque tengas uno o más de estos síntomas, debes confirmar el diagnóstico con tu médico.

Signos de alarma

Los siguientes signos y síntomas indican que debes acudir al servicio de urgencias, si la enfermedad ya es una urgencia acude inmediatamente o en horas:

Prevención

Previene esta enfermedad con estas recomendaciones:

  • Evitar Realizar por Tiempo Prolongado Movimiento Repetitivos
  • Comer una Dieta Balanceada
  • Ejercicio Regular

Complicaciones

Sin el tratamiento adecuado, esta enfermedad puede causar:

  • Infección de Piel y Tejidos Blandos
  • Traumatismos
Contenido Relacionado