Artículo

5 consejos para el tratamiento de personas con VIH

Infectología 837 veces leída

Temores, dudas y hasta mitos son frecuentes en el contacto y cuidado de pacientes  con el virus, llevando a la estigmatización de estas personas y más grave aún al aislamiento social y, a veces, familiar. Sin embargo, aunque hasta el momento no se ha encontrado la cura para el VIH existen diferentes cuidados que resultan útiles para  controlar la enfermedad, combatir la infección y fortalecer el sistema inmunológico con el fin de evitar contraer otros virus, gripas e infecciones. 

“El VIH es una enfermedad crónica, esto quiere decir que permanece con la persona el resto de su vida. Sin embargo, existen una serie de aspectos a tener en cuenta para controlarla en el portador y tener una mejor calidad de vida” asegura Santiago López Barrera, médico internista, epidemiólogo e infectólogo.

Por esta razón, es importante que las personas que sufren de VIH tengan en cuenta las siguientes recomendaciones para controlar el virus:

1. Ser responsable y comprometido con su tratamiento.  El tratamiento Antirretroviral (TAR) es una combinación de medicamentos de toma diaria para evitar la replicación del virus en el organismo. No solamente es importante ceñirse al tratamiento con antirretrovirales y a los demás mecanismos de acción a diferentes niveles, también es relevante el inicio temprano del mismo tan pronto conozca el paciente si está infectado, esto ayuda a reducir la multiplicación del virus en el organismo, y sobre todo, a postergar la progresión a SIDA.

 2. Realizar pruebas de sangre cada tres a seis meses. Es importante hacer seguimiento a la progresión del virus en el organismo. De esta manera, el paciente debe realizase un examen de sangre para el conteo de las células CD4, que son parte del sistema inmunitario y responsables de hacer frente a la infección por el virus. Lo ideal es que en el conteo se alcancen niveles lo más cercano a los normales.

3. Tomar precauciones. Consultar con el médico tratante la posibilidad de vacunarse contra la gripe para mantenerse saludable y evitar contraer este virus y el resfriado que puede evolucionar a una neumonía. Es importante tener en cuenta que los pacientes portadores son más propensos a contraer enfermedades e infecciones ante las cuales pueden presentar complicaciones.

4. Investigar y conocer qué es el VIH.  No existe un solo tipo de VIH, hasta el momento se han identificado el VIH-1 y VIH-2. El primer tipo de VIH es menos agresivo y está asociado con una progresión más lenta a desarrollar el SIDA, mientras que el segundo es propio de la región oriental de África. Los pacientes portadores de este virus deben protegerse ya que están expuestos a una segunda infección de otro tipo de VIH distinto al que le han diagnosticado. Esto sucede si no se toman precauciones para evitar el contagio, como por ejemplo, si sostiene relaciones sexuales sin preservativo con otra persona infectada.

5. Llevar un estilo de vida saludable. Mantener una alimentación sana y equilibrada contribuye a que el  organismo pueda hacerle frente a la infección, además, aporta energía y ayuda a mantener el peso, pues con el desarrollo de los síntomas puede presentarse una pérdida significativa. Es fundamental incluir en la dieta buenas fuentes de fibra, proteína, frutas y vegetales. También es recomendable que se aumente el consumo de vitaminas y minerales que son indispensables para proteger el sistema inmunológico y   hacer ejercicio regularmente, lo que ayudará al paciente a mantenerse activo y a sentirse mejor anímicamente.

Para conocer más de este y otros temas, visita de manera gratuita y anónima 1DOC3 y haz tus preguntas.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com