PROCEDIMIENTO

Trasplante de Pulmón

Descripción

Un trasplante de pulmón es un procedimiento quirúrgico donde se reemplaza un pulmón enfermo o que no funciona correctamente por un pulmón sano, generalmente de un donante fallecido. El trasplante de pulmón se reserva para las personas que han probado otros tratamientos o medicamentos, pero cuyas enfermedades no han mejorado lo suficiente. Si bien un trasplante de pulmón es una operación riesgosa que puede comprender muchas complicaciones, este puede mejorar la salud y la calidad de vida de la persona afectada.
NIVEL DE URGENCIA
Este procedimiento es ambulatorio
Preparación
1. Cuando se consigue un donante compatible con el paciente, este se debe preparar para la cirugía realizando: - Exámenes de sangre o de la piel para verificar si hay infecciones - Determinación del grupo sanguíneo - Exámenes para evaluar el corazón, como electrocardiografía (ECG), ecocardiografía o cateterismo cardíaco - Exámenes para evaluar los pulmones - Exámenes para buscar cáncer en etapa temprana (citología vaginal, mamografía, colonoscopia) -Histotipado (determinación del tipo de tejido) para ayudar a verificar que su cuerpo no vaya a rechazar el pulmón donado. - Valoración cardiovascular, - Valoración por Neumología. 2. El día de la cirugía, no puede desayunar, ni tomar agua. 3. Debe tomar los medicamentos indicados por su médico. 4. Acuda con ropa cómoda y con su bolso de utensilios personales y medicamentos.
¿Qué se siente durante el procedimiento?
Durante la cirugía de trasplante de pulmón, el paciente está inconsciente y sin dolor (bajo anestesia general).
¿Qué esperar después del procedimiento?
1. Se mantendrá al paciente en una unidad de cuidados intensivo inmediatamente después de la cirugía por alrededor de 72 horas. 2. Se mantendrá hospitalizado alrededor de 7 a 21 días después de un trasplante de pulmón. 3. El período de recuperación es de 6 meses aproximadamente. 4. Debe realizarse chequeos periódicos en los primeros 2 años.
Contenido Relacionado