PROCEDIMIENTO

Trabeculectomía

También conocido como:

Operación del Glaucoma.

Descripción

La Trabeculectomía sigue siendo considerada el estándar de oro (es decir, el procedimiento de elección), en el tratamiento quirúrgico del glaucoma.

La cirugía, consiste en la creación de una vía directa de comunicación entre la cámara anterior y el espacio subconjuntival del ojo, lo que facilita la salida del humor acuoso y en consecuencia, se consigue una reducción de la presión intraocular.

El procedimiento quirúrgico está indicado para reducir la presión intraocular en pacientes con glaucoma de ángulo abierto o ángulo cerrado, cuando el tratamiento con fármacos hipotensores no es suficiente y la enfermedad continúa avanzando.

NIVEL DE URGENCIA
Este procedimiento es ambulatorio
Preparación

Antes de la realización de la trabeculectomía, se aconseja suspender (en la medida de lo posible) la medicación hipotensora tópica, por su efecto proinflamatorio. Además de eso, es necesario suspender los fármacos anticoagulantes, que por su efecto facilitador de hemorragias pueden complicar el curso de la cirugía.

Lo más recomendable es informar a su médico de todos los medicamentos y/o suplementos que esté consumiendo previos a la cirugía, para determinar con certeza cuáles son aquellos que deben suspenderse previa realización de la intervención quirúrgica.

¿Qué se siente durante el procedimiento?

No hay molestia alguna durante el procedimiento quirúrgico, ya que se realiza mediante anestesia tópica u orbitaria (local).

¿Qué esperar después del procedimiento?

Después de la cirugía, se suele cerrar el párpado con cinta adhesiva y se coloca una cubierta dura (protector ocular) sobre el ojo. La persona llevará puesto un vendaje sobre el ojo la primera noche después de la cirugía, y usará el protector ocular a la hora de dormir durante un mes (aproximadamente).

Deben aplicarse antibióticos en el ojo justo después de la cirugía. Generalmente se aplican medicamentos corticosteroides dentro del ojo durante alrededor de 1 o 2 meses después de la cirugía, para reducir la inflamación en el ojo.