PROCEDIMIENTO

Cierre Quirúrgico del Conducto Arterioso Persistente

También conocido como:

Cierre Quirúrgico del Ductos Arterioso Persistente .


Descripción

El conducto arterioso está formado por la parte distal del sexto arco aórtico, que en el feto conduce el flujo sanguíneo de la arteria pulmonar a la aorta, sin pasar por los pulmones. En el momento en que el recién nacido inicia a respirar la resistencia pulmonar baja abruptamente, revirtiendo así, el sentido del flujo sanguíneo. Esto aumenta los niveles de oxígeno en la sangre arterial cerrando de manera espontánea el conducto arterioso. Cuando este mecanismo falla se origina la patología denominada persistencia del conducto arterioso.


El cierre quirúrgico del Conducto Arterioso persistente está indicado cuando éste genera un cortocircuito significativo, lo cual se manifiesta por la dilatación de las cavidades cardíacas izquierdas, aunque sea leve, asociada o no la presencia de síntomas de insuficiencia cardíaca.

NIVEL DE URGENCIA
Este procedimiento es ambulatorio
Preparación

1. Suspender anticoagulación oral 8 horas antes de la prueba.

2. No comer, ni tomar agua 6 horas antes del procedimiento.

3. Realizar exámenes de hematología, creatinina, urea, glicemia y tiempos de coagulación.

5. Realizar electrocardiograma, tomar tensión arterial y saturación de oxígeno.

6. Se canaliza una vía periférica.

7. Se retiran joyas, esmalte de uñas y prótesis dentales.


¿Qué se siente durante el procedimiento?

1. Al colocar anestesia local en la zona del acceso arterial, se sentirá un leve dolor por la aguja.

2. Se pueden presentar palpitaciones por el paso del catéter.

3. Durante la inyección del contraste puede notar calor pasajero.


¿Qué esperar después del procedimiento?

1. Se puede presentar dolor en la zona de punción, que obtendrá alivio con analgésicos.

2. Se pueden presentar hematomas en la zona de punción.

3. Se puede presentar hemorragia en la zona de punción.


Contenido Relacionado