PROCEDIMIENTO

Ablación por Radiofrecuencia

Descripción

La ablación cardíaca por radiofrecuencia es un procedimiento que se utiliza para crear cicatrices en pequeñas zonas del corazón que pueden estar involucradas en alteraciones del ritmo cardíaco. Esto puede evitar que las señales o los ritmos eléctricos anormales se muevan a través del corazón. La ablación por radiofrecuencia es una forma de tratar distintos tipos de arritmias. Consiste en realizar el mapeo del circuito eléctrico que origina una arritmia y eliminarla, resolviendo en la mayoría de los casos la enfermedad. El cuidadoso estudio electrofisiológico previo permite conocer con precisión dónde se origina este trastorno y ubicar el catéter (cable eléctrico delgado) con el que se emite radiofrecuencia, generando la resistencia eléctrica necesaria para evitar la arritmia.


Preparación

1. No comer, ni tomar agua 6 horas antes del procedimiento. 2. Realizar exámenes previos de hematología, creatinina, urea, glicemia y tiempos de coagulación. 3. Afeitar la zona donde se realizará el acceso arterial. 4. Realizar electrocardiograma, tomar tensión arterial y saturación de oxígeno. 5. Canalizar una vía periférica. 6. Retirar joyas, esmalte de uñas y prótesis dentales.

¿Qué se siente durante el procedimiento?

Las molestias habituales del procedimiento son las derivadas de las punciones, de las palpitaciones que se pueden producir durante el estudio y de la inmovilización necesaria durante el procedimiento y las 12 horas siguientes.

¿Qué esperar después del procedimiento?

1. Se puede presentar dolor en la zona de punción, que obtendrá alivio con analgésicos. 2. Se pueden presentar hematomas en la zona de punción. 3. Puede presentarse hemorragia en la zona de punción.

Recibe la mejor orientación médica.

Dra. Lina Elizabeth Porras Santana
Disponible

Autores

¿Te ha sido útil esta información?
volunteer_activismHa sido útil para 7 personas

Referencias

expand_more
Contenido Relacionado