¿Para qué sirve?

La Azitromicina, es un antibiótico macrólido semisintético que actúa frente a una amplia gama de microorganismos gram-positivos y gram-negativos, como:

  • Staphylococcus aureus, Streptococcus pyogenes (estreptococos beta-hemolíticos grupo A), Streptococcus pneumoniae, estreptococos alfa-hemolíticos (grupo viridans) y otros estreptococos, y Corynebacterium diphtheriae.


Este medicamento, presenta resistencia cruzada con cepas gram-positivas resistentes a la eritromicina, incluyendo Streptococcus faecalis (enterococos) y la mayoría de las cepas de estafilococos meticilín-resistentes.


En términos generales, la Azitromicina está indicada en las infecciones causadas por los organismos susceptibles previamente descritos (entre otros); adicionalmente, se emplea en el tratamiento de infecciones transmitidas sexualmente, tanto en hombres como en mujeres, en el tratamiento de infecciones genitales no complicadas ocasionadas por Chlamydia trachomatis, chancroide debido a Haemophi­lus ducreyi, y/o Neisseria gonorrhoeae que no sea multirresistente.

Uso responsable, con las siguientes indicaciones:

Se puede usar cuando:
  • Estés en embarazo
  • Estés lactando
  • Tomes alcohol
  • Estés conduciendo

Indicaciones

Este medicamento puede ser usado para prevenir:

  • Endocarditis Infecciosa

También puede ser usado para tratar:

EVITE LA AUTOMEDICACIÓN
Recuerde seguir las recomendaciones de su médico

Recomendaciones para la toma

Se puede tomar con y sin alimentos. Se recomienda tomar el medicamento según las instrucciones dadas por el médico, no suspender hasta completar los días de tratamiento a pesar de sentir mejoría con el fin de lograr control completo de la infección. No consumir con antiácidos que contengan hidróxido de magnesio o de aluminio.

Efectos secundarios:

En algunas personas, este medicamento puede causar las siguientes condiciones:

Contenido Relacionado