¿Para qué sirve?

La Azitromicina, es un antibiótico macrólido semisintético que actúa frente a una amplia gama de microorganismos gram-positivos y gram-negativos, como:

  • Staphylococcus aureus, Streptococcus pyogenes (estreptococos beta-hemolíticos grupo A), Streptococcus pneumoniae, estreptococos alfa-hemolíticos (grupo viridans) y otros estreptococos, y Corynebacterium diphtheriae.

Usualmente, indicado en el tratamiento de infecciones ocasionadas por los microorganismos previamente mencionados, como:

  • Infecciones de piel y tejidos blandos (foliculitis),
  • Neumonía adquirida en la comunidad,
  • Exacerbación de bronquitis crónica,
  • Otitis media bacteriana aguda,
  • Sinusitis bacteriana aguda,
  • Amigdalitis,
  • Faringitis,
  • Cervicitis,
  • Uretritis.

También se emplea en el tratamiento de infecciones transmitidas sexualmente, tanto en hombres como en mujeres, en el tratamiento de infecciones genitales no complicadas ocasionadas por Chlamydia trachomatis, chancroide debido a Haemophi­lus ducreyi, y/o Neisseria gonorrhoeae que no sea multirresistente.

Uso responsable, con las siguientes indicaciones:

No usar cuando:
  • Estés lactando
Se puede usar cuando:
  • Estés en embarazo
  • Tomes alcohol
  • Estés conduciendo

Indicaciones

Este medicamento puede ser usado para prevenir:

  • Endocarditis Infecciosa

También puede ser usado para tratar:

EVITE LA AUTOMEDICACIÓN
Recuerde seguir las recomendaciones de su médico

Recomendaciones para la toma

Se puede tomar con y sin alimentos. En caso de comidas copiosas (es decir, abundantes en calorías y grasas), se recomienda ingerir el medicamento una hora antes o dos horas después de ésta.

No suspender las tomas hasta completar los días prescritos de tratamiento a pesar de sentir mejoría, con el fin de lograr control completo de la infección.

No consumir al mismo tiempo en que se tomen antiácidos que contengan hidróxido de magnesio o de aluminio; en caso de que los antiácidos sean necesarios, tomar el antibiótico una hora antes o dos después del antiácido.

¿Qué hacer ante el olvido de una dosis?

Tome la dosis que olvidó, tan pronto lo recuerde. Si recuerda que olvidó una dosis cercana la hora de su siguiente toma, únicamente tome la que corresponde a esa hora; no duplique la dosis en ese momento para tratar de reponer la dosis olvidada. Posteriormente, continúe con su tratamiento en el horario tal y como fue prescrito por su médico.

Efectos secundarios:

En algunas personas, este medicamento puede causar las siguientes condiciones:

Contenido Relacionado