Artículo

5 bondades del parto humanizado

Obstetricia 850 veces leída

Con seguridad, este es uno de los momentos más importantes en la vida de una mujer, cuando tiene a su hijo en brazos y, por fin, lo ve muy de cerca. Sin embargo, en algunas ocasiones, el parto resulta un evento traumático no solo para la madre, también para el recién nacido, razón por la que desde hace un tiempo se habla del parto humanizado. Una alternativa en la que se priorizan las necesidades de la paciente y se reconoce a los padres como los protagonistas del procedimiento.

En estos casos, “las pacientes son atendidas en las habitaciones con el principio TPR, es decir, que ese espacio está acondicionado para realizar el trabajo de parto, parto y recuperación tanto de la madre como de su hijo”, asegura la ginecóloga y obstetra, Ivonne Calderón. Con este argumento se derrumba entonces, esa idea de que este tipo de prácticas resultan riesgosas y, a la vez, dolorosas. Obviamente, el parto humanizado deberá efectuarse siempre bajo la orientación de especialistas para garantizar el éxito del proceso.  

Sin duda, este procedimiento brinda diferentes momentos emotivos para la madre, su pareja y su familia. Además, dentro del protocolo se dispone de una cuna al lado de la cama de la paciente, donde se ubica al recién nacido para realizarle los procedimientos médicos de rigor, así los padres permanecen con su hijo en todo momento.

Si bien algunos futuros padres y, sobre todo, mujeres aún dudan de los beneficios del parto humanizado, aquí te dejamos cinco beneficios más que deberías conocer. ¡Tú decides!

  1. Apoyo a la madre durante el parto: al procedimiento puede ingresar un acompañante para alentar a la mujer a pujar, lo que resulta más estimulante para ella si una voz conocida la anima a hacerlo. Además, el parto humanizado le ofrece al padre del recién nacido ser testigo del momento y tener la oportunidad de cortar el cordón umbilical de su hijo si así lo desea.
  2. Durante el parto y la recuperación se busca darle comodidad a la paciente: se respeta su intimidad, se consideran sus creencias y ritmo para no acelerar el proceso y se disponen de las mejores condiciones para recibir a su hijo.
  3. Atención constante: las habitaciones donde se atiende el parto humanizado están equipadas con ayudas diagnósticas para monitoreo materno y fetal para la atención y recuperación de la madre y del bebé.
  4. Habitaciones especiales: para cada paciente se destina una habitación, que cuenta con las condiciones de asepsia y antisepsia para el procedimiento. La cama se transforma en mesa de parto para no trasladarla a otra sala y en ese mismo lugar, ocurre la recuperación de la madre y la atención al recién nacido.
  5. En el trabajo de parto, se implementan estrategias para que no haya dolor: a la paciente se le aplica anestesia epidural en una zona que se encuentra sobre su columna vertebral o en la parte baja de su espalda. Ella puede ir graduando mediante la sonda la administración del medicamento según sus pulsos de dolor. También se considera la decisión de la paciente de no solicitar que se la aplique anestesia.

Para conocer más de este y otros temas, visita de manera gratuita y anónima 1DOC3 y haz tus preguntas.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com