Artículo

Tomar o no tomar leche: el gran dilema

Nutrición 2026 veces leída

¿Hasta qué edad? ¿Deslactosada? ¿Cuántas veces al día? Del consumo de este líquido mucho se ha dicho, razón por la que sobre el tema aún persisten dudas y temores. Explica el nutriólogo Sandro Gómez Maquet que, el consumo de leche es fundamental en los primeros años de vida, particularmente el recién nacido necesita de la leche materna y ese es su alimento principal, pues en ella encuentran todos los nutrientes necesarios para esos primeros días de vida.

“Entre los 10 y 20 años cuando se produce el depósito de calcio en los huesos para el resto de la vida es muy importante el consumo de la leche, además es una alternativa para evitar el consumo de otras bebidas azucaradas que pueden causar obesidad”, señala el experto.

Y es que la mayor bondad de la leche está en lo completo de su composición, pues contiene grasa, proteína y carbohidratos, por lo tanto, es una opción nutricional completa. Por su parte, agrega el especialista que las desventajas que se le han atribuido a este líquido están relacionadas con la presencia de enfermedades como intolerancia a la lactosa, alergias y enfermedades de tipo autoinmune. “También hay quienes hablan de la presencia de cáncer por consumo de leche, sin embargo, no hay ninguna relación establecida entre el líquido y la enfermedad oncológica”, concluye Gómez Maquet.

El problema del sobrepeso y la obesidad son otras de las razones que empañan la fama de la leche. Sin embargo, explica el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales que, el queso, la leche y el yogur sin grasa o bajos en grasa son tan nutritivos como los productos hechos con leche entera, pero tienen menos grasa y calorías. Entre las ventajas de este tipo de productos están el aporte para el incremento de la masa muscular, gracias a su cantidad de proteína, además del papel del calcio para el fortalecimiento de los huesos. Aconseja este organismo consumir 3 tazas al día de leche sin grasa o baja en grasa o su equivalente en productos derivados de la leche. Esto puede incluir bebidas a base de soya enriquecidas con vitaminas. En caso de tener intolerancia a la lactosa existen otros alimentos y bebidas que contienen calcio y vitamina D, como: salmón enlatado, vegetales de hojas verdes oscuras y bebidas a base de soya o tofu hecho con sulfato de calcio.

Para consultar más sobre este y otros temas de interés, pregunta de manera gratuita y anónima en 1DOC3

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com