Artículo

Reconocer, el primer paso para superar un duelo

Psicología 2230 veces leída

Sobreponerse a una pérdida no es asunto de fórmulas mágicas, todo depende de la capacidad de cada persona para afrontar las situaciones. El soporte psicológico puede ayudar en algunos casos.

Hablar de duelo trasciende la idea de muerte, de fallecimiento de un ser querido. Liliana Estrada Cano, psicóloga del Hospital Universitario San Vicente Fundación, explica que actualmente, se conocen diferentes tipos de duelos, “no hay que cambiar el término sino ampliar el concepto, porque uno puede estar en duelo por muchas cosas: porque fallece una persona, porque perdí el empleo, tuve un accidente y perdí una pierna, porque terminé una relación de pareja o porque perdí a mi mascota”. En estos últimos casos, la experta señala que hay una situación particular, pues, a veces, a los animales se les asignan ciertos roles en la vida y se convierten en el hermano o el hijo que nunca se tuvo, “se les carga con otras energías de otras asociaciones, por eso, se muere el perro y siente que se fue la vida, porque se asumía como el compañero de vida”.

¿Por qué se presentan los duelos?

“La mayoría de las personas vamos acumulando ciertas posesiones que no son necesariamente del orden físico, sino que afectivamente uno también va poniendo representaciones o carga de energía representacional en un objeto, una persona, una situación. Uno es poseedor de un ambiente, de una cosa, de una relación con una persona.  La pérdida se refiere a la ausencia de cosas o personas”.

¿Cuáles pueden ser los efectos de un duelo?

“Hay una palabra que se usa muy frecuentemente en la comunidad y es el estrés, lo asociamos con muchas cosas, pero la definición concreta es la reacción que tengo física, emocional o psicológica frente a una situación que me pone en riesgo a mí, a una persona o algo que es importante para mí. Cuando uno está experimentando la posibilidad de que algo de eso se pierda viene el estrés, que puede manifestarse de muchas maneras. Hay quienes solo las tienen físicas, emocionales, o la combinación de las dos, hay también reacciones psíquicas, eso depende mucho de cada persona y sus estilos de afrontamiento, porque cada uno tiene una forma diferente de afrontar el mundo y de eso también dependen las reacciones que yo presente cuando estoy en riesgo de perder algo”.

¿Existe un tiempo para definir la superación de un duelo?

“No todas las personas resuelven los duelos de la misma manera, puede haber alguien que elaborando el duelo por la muerte de un ser querido se demore tres años, otra un año y otra diez. Todo depende de las estrategias, las fortalezas y las vulnerabilidades que tenga. En la literatura se habla de que un duelo no debe tardar más de 12 o 14 meses, pero hay personas en las que pueden pasar muchos años para superarlo y otras que, simplemente, no lo vivan”.

¿Cómo enfrentar un duelo?

“Lo recomendable es primero que la persona acepte la pérdida, que la reconozca, no luchar contra esa realidad, reconocer el evento de la pérdida. Las capacidades individuales de la persona dictarán las acciones que tome. Hay quienes optan por el aislamiento y eso les ayuda a resolver, otros prefieren estar acompañados todo el tiempo. Ninguna de las dos alternativas es buena o mala, todo depende de cómo eso puede afectar su funcionalidad en el medio, puede que tienda al aislamiento, pero sigue yendo a su empleo, compartiendo en familia, realizando actividades cotidianas, eso es un signo de que, aunque está triste y pasando por un proceso no se ha desconectado de la vida. Es muy importante conservar eso, la conexión con los hábitos y los rituales que cada persona tiene”.

¿Cuándo buscar la ayuda de un profesional?

“Hay personas que tienen muy buenos recursos individuales y no requieren acompañamiento profesional para enfrentar una pérdida, simplemente con el paso del tiempo todo lo que genera la pérdida se resuelve. Para saber que una persona no es capaz sola y necesita ayuda, una señal puede ser que pasan meses y sigue sintiendo la pérdida como el primer día, ya no es funcional socialmente, deja el empleo, no comparte con la familia. Una situación muy diciente es que comience a tener deseos de autodestrucción, que manifieste que no quiere vivir. La ayuda profesional puede comenzar a buscarse primero con un psicólogo que evaluará si es necesario psiquiatra para apoyarse de manera farmacológica. En ningún caso es recomendable la automedicación”.

¿Cómo reconocer que hay un duelo?

“Eso es algo que no depende ni de la persona ni de su entorno, la realidad misma lo confronta con la pérdida. Para eso, es bueno hacer preguntas mediante las cuales la persona se conecte con la realidad, sin embargo, esta parte es recomendable hacerla con acompañamiento terapéutico”.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com