Artículo

4 razones para prevenir el embarazo adolescente

Sexología 3366 veces leída

embarazos no deseadosRiesgos en la salud de la madre y el bebé, además de afecciones a nivel emocional, son algunas de las consecuencias de la maternidad durante la adolescencia.

Juliana* tenía 14 años cuando se dio cuenta de que estaba embarazada, cursaba octavo y una de sus profesoras fue la primera persona en enterarse. “Me asusté mucho, no sabía cómo decir en mi casa y hasta cuando no pude ocultarlo más le conté a mi mamá, ella me apoyó, pero me dijo que no cuidaría a mi bebé. También recibí apoyo por parte del papá de mi hija y su familia. A medida que la niña crecía regresé al colegio, los profesores me ayudaron con los talleres y terminé de estudiar”.

Como Juliana, muchas adolescentes tal vez coincidan con la misma historia, sin embargo, no todas corren con la misma suerte y la posibilidad de tener el soporte de su entorno familiar. Muchos se preguntarán por qué en esta época cuando hay tantas posibilidades de planear un embarazo, las jóvenes terminan por ser madres sin haberlo, siquiera, contemplado.

Un momento de placer, no cuidarse aun sabiendo las opciones y en otros casos, la ignorancia, se cuentan entre las razones para que esta situación se presente. Según el Observatorio del Bienestar de la Niñez, del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, el principal factor de riesgo es la falta de orientación en temas de sexualidad, “siendo una de las causas la falta de comunicación entre padres e hijos frente a temas de la sexualidad, especialmente por parte de los progenitores o adultos a cargo, quienes evaden la responsabilidad de educar en este tema por temor o vergüenza, relegando el papel de educador sexual a los medios de comunicación, al colegio y a los pares amigos de los niños, niñas y adolescentes, generando tabúes y una actitud represiva frente al sexo”.

Al respecto, la institución también señala que la presión social y de pares para iniciar la actividad sexual a edades tempranas, es un factor determinante en la incidencia del embarazo adolescente, dado que, aun “existe la creencia generalizada de que las relaciones sexuales son comunes en la adolescencia. Este mito tiene implicaciones en el comportamiento sexual de las mujeres adolescentes, porque estas conceden gran importancia a la norma percibida y al comportamiento de sus pares”.

Las consecuencias

Programado y bien planeado, el embarazo no presenta consecuencias ni en la madre ni en el bebé. Sin embargo, cuando se trata de una situación que no se ha contemplado y para la que, en algunas ocasiones, no hay suficiente madurez física y emocional, las consecuencias son evidentes. Aquí 4 razones para prevenir el embarazo en etapas tempranas.

  1. Alteraciones de salud. En la mujer adolescente su salud puede verse afectada de manera negativa dado que su cuerpo aún está en desarrollo. Un informe de las Naciones Unidas en 2013 advirtió que “en la adolescencia, una mujer corre dos veces más riesgo de morir por causas relacionadas con el embarazo, que una mujer adulta. Así mismo, el riesgo de muerte por causa obstétrica en menores de 14 años es de seis veces más que en una mujer mayor de 19 años”.
  2. Riesgos para el bebé. Las consecuencias de tener una madre adolescente implican mayor morbilidad y mortalidad, y desarrollar alteraciones en la nutrición y el tamaño del bebé al momento del nacimiento.
  3. Afecciones psicosociales. En muchos de los casos de embarazo adolescente, las mujeres se preocupan por la transformación de su cuerpo, dado que a esa edad se experimentan cambios en la imagen corporal. Además, hay temor por las molestias del parto, la actitud del padre y porque la joven deja de divertirse por atender a su bebé. El Observatorio del Bienestar de la Niñez, en su informe número 14, señala que la madre adolescente no tiene un orden de valores que le permita priorizar problemas o soluciones, “si logra cuidar bien a su hijo se sentirá satisfecha como madre, pero en lo más individual tendrá añoranza de hacer lo mismo que una adolescente sin hijos”. Por lo tanto, un embarazo a temprana edad transforma la forma en que transcurre la vida de las adolescentes, así como sus emociones y comportamientos.
  4. Cambios sociales. Ser madre adolescente implica, en algunos casos, para quienes no tienen el soporte familiar, rechazo social, recriminación de sus padres o cuidadores y unas más se ven obligadas a entrar en el campo laboral para el sostenimiento tanto de la mujer como del bebé.

¿Cómo prevenir el embarazo adolescente?

Si bien no son los únicos responsables, los padres y el entorno familiar juegan un papel importante al momento de evitar que mujeres a temprana edad tengan un embarazo no planeado. Al respecto, se aconseja seguir las siguientes recomendaciones:

  • Generar lazos de confianza entre padres e hijos,  de esa forma se logra acompañamiento y asesoría permanente para enfrentar la vida sentimental, sexual y reproductiva.
  • Enseñar a los hijos las posibles consecuencias de una relación sexual sin protección, dado que sus vidas pueden verse afectadas a nivel económico, educativo y social.
  • Conocer y ejercer sus derechos sexuales y reproductivos con responsabilidad.
  • Establecer un proyecto de vida profesional que les permita tener una visión más amplia de la maternidad o paternidad como forma de realización personal.

*Nombre cambiado a petición de la fuente

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com