Artículo

La adicción al cigarrillo aumenta la posibilidad de tener tuberculosis

Neumología 1165 veces leída

Tuberculosis

La enfermedad afecta en su mayoría a los adultos en edad productiva y se calcula que es una de las cinco causas principales de muerte en las mujeres entre los 15 y 44 años.

De fácil contagio, pues se propaga por el aire al toser, escupir o estornudar, existen medidas de prevención efectivas que se pueden tomar para evitar transmitir a otros la bacteria Mycobacterium tuberculosis, responsable de la enfermedad.  Advierte la Organización Mundial de la Salud, OMS, que, a lo largo de un año, un enfermo tuberculoso puede infectar a unas 10 a 15 personas por contacto estrecho.

Así las cosas, una vez diagnosticada la tuberculosis para evitar la transmisión al entorno cercano, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC (por sus siglas en inglés) recomienda cumplir en casa con estas medidas:

  • Tomarse los medicamentos según las indicaciones. ¡Eso es muy importante!
  • Cubrirse la boca con un pañuelo desechable siempre que el paciente tosa, estornude o se ría. Echar el pañuelo usado en una bolsa, cerrarla y botarla.
  • No ir a la escuela o al trabajo. Mantenerse apartado de los demás y evitar el contacto cercano con cualquier persona. Dormir en una habitación alejada del resto de los familiares.
  • Ventilar la habitación con frecuencia dejando entrar aire de la calle (si no hace demasiado frío afuera). La tuberculosis se propaga en los espacios pequeños cerrados donde no circula aire. Es aconsejable poner un ventilador en la ventana para extraer el aire que pueda contener gran cantidad de bacterias de tuberculosis. Al abrir otras ventanas de la habitación, el ventilador también permitirá el ingreso de aire fresco. Esto reducirá las probabilidades de que las bacterias de tuberculosis permanezcan en la habitación e infecten a las personas que respiren ese aire.

¿Qué es la tuberculosis?

La bacteria que provoca la enfermedad invade los pulmones y puede provocar una de estas dos cosas: permanecer dormida sin que la persona se dé cuenta (la llamada infección de la tuberculosis) o despertarse causando la enfermedad de la tuberculosis.

Cuando se desarrolla la enfermedad el especialista deberá indicar de qué tipo de tuberculosis se trata, dado que existen dos clasificaciones, así lo explica el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. El primero es la tuberculosis multirresistente, difícil de tratar ya que las dos mejores medicinas que hay para la tuberculosis no eliminan el germen. El segundo tipo se llama la tuberculosis extremadamente resistente, este es un tipo bastante raro que es muy difícil de tratar. La mayoría de las medicinas existentes que se usan contra el germen de la tuberculosis no surten mucho efecto.

Para detectar a tiempo la enfermedad es importante consultar cuando se presenten algunos de estos síntomas:

  • Tos severa que dure tres semanas o más.
  • Pérdida de peso.
  • Toser y escupir sangre o mucosidad.
  • Debilidad o fatiga.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Sudores nocturnos.

Si bien todas las personas tienen posibilidades de desarrollar la enfermedad, los expertos indican que la población de mayor riesgo son los adultos en edad productiva, las personas infectadas con VIH y aquellos que tienen debilitado el sistema inmunológico, además de los que tienen adicción al cigarrillo. “El consumo de tabaco aumenta mucho el riesgo de enfermar de tuberculosis y morir como consecuencia de esta. En el mundo, se calcula que más del 20% de los casos de tuberculosis son atribuibles al hábito de fumar”, señala la OMS.

Por todas esas razones, este 24 de marzo en el Día Mundial de la Tuberculosis, diferentes organismos de salud hacen un llamado para generar más compromisos y acciones en la lucha mundial contra esta enfermedad, que es una de las principales causas infecciosas de muerte y para la que hasta hoy los esfuerzos no han sido suficientes.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com