Artículo

Hemorroides: cuando sentarse resulta tan doloroso

Medicina General 1440 veces leída

Como curar las hemorroides

Hay quienes dicen que suele ser más frecuente en hombres que en mujeres, sin embargo, entre las razones más comunes para desarrollar hemorroides están el embarazo y el parto.

Señala la Organización Mundial de la Salud, OMS, que en algún momento de su vida la mitad de la población mundial tiene o ha tenido esta patología, a la que también se le conoce como almorranas. Avergonzante para algunos y muy doloroso para todos, las hemorroides no son más que várices, es decir, venas hinchadas en el ano o en la parte inferior del recto que se producen por un aumento de presión en el ano, “esto puede ocurrir durante el embarazo, el parto o debido al estreñimiento. La presión provoca que las venas y los tejidos anales se hinchen y el tejido puede sangrar, a menudo, durante las deposiciones”, así lo explica la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. 

De esta patología existen dos tipos, hemorroides internas y externas. Las primeras se presentan dentro del ano y cuando son muy grandes es probable que se salgan, lo que es conocido como prolapso, y provoca mucho dolor. En el caso de las externas, estas ocurren por fuera del canal anal, incluso, pueden palparse como un abultamiento y ocasionar dificultades para limpiar la zona después de una deposición. Advierte la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos que, si se forma un coágulo de sangre en una hemorroides externa, puede ser muy doloroso y provocar lo que se conoce como hemorroides externa trombosada.

Más causas de las hemorroides

El sedentarismo y una dieta poco saludable también son algunas de las razones que llevan a las personas a desarrollar hemorroides, pues la ausencia de alimentos ricos en fibra conducen al estreñimiento, lo que provoca a su vez, presión sobre las venas del canal anal. Quienes levantan peso, están sentados o de pie por mucho tiempo, usan ropa muy ajustada y los que tienen obesidad, también son posibles candidatos a desarrollar esta patología.

Adicional al dolor mientras se está sentado, entre los síntomas de las hemorroides se cuentan: sangrado rectal, prurito (picazón) anal, dolor durante la deposición y una o más protuberancias duras y sensibles cerca al ano. En el caso de las mujeres embarazadas, es frecuente que esta patología desaparezca por sí misma después del parto.

Cómo tratar las hemorroides

Sentarse en agua tibia durante 10 o 15 minutos puede generar sensación de bienestar, además se recomienda usar ropa interior de algodón, no rascarse la zona y evitar el papel higiénico con perfumes, más bien, usar toallas para bebés. Si estas opciones no representan ninguna mejoría será necesario acudir al médico para que determine qué tipo de tratamiento es necesario o si el caso es más severo, el especialista determinará si se debe recurrir a una cirugía.

A su vez, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos sugiere acudir a las cremas corticosteroides de venta libre, por ejemplo, cortisona, y las que contienen lidocaína para disminuir el dolor y la hinchazón, también a los ablandadores de heces que ayudan a reducir el esfuerzo y el estreñimiento.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com