Artículo

¿Qué tanto sabes sobre microcefalia?

Neurología 1061 veces leída

Microcefalia

Muy citada en esta época por la relación que se le atribuye con el virus del Zika, esta condición es difícil de diagnosticar durante el embarazo. Aquí algunos datos que probablemente aún no conocías.

De entrada hay que decir que eso de que el virus del Zika sea una de las causas de esta malformación aún está siendo investigado, así lo advierte la Organización Mundial de la Salud, OMS, “aunque todavía no está demostrado, los investigadores están estudiando la posible relación entre el reciente aumento de los casos de microcefalia y la infección por el virus de Zika”, señala el organismo de salud.

Diagnosticarla a tiempo, en ocasiones, puede resultar complicado, dado que a veces se puede hacer mediante ecografía, sin embargo, la probabilidad de lograrlo es mayor cuando la ecografía se hace al final del segundo trimestre (alrededor de las 28 semanas) o en el tercer trimestre de la gestación.

Aconseja la OMS cuando hay presencia de esta condición, que el personal de la salud mida el perímetro craneal en las primeras 24 horas de vida e interprete esa medida de acuerdo con la edad gestacional del niño, peso y talla. “Los casos sospechosos deben ser revisados por un pediatra y someterse a pruebas radiológicas cerebrales y mediciones mensuales del perímetro craneal durante la primera infancia, comparando los resultados con los patrones de crecimiento. El médico también debe realizar pruebas para detectar causas conocidas de microcefalia”, sugiere este organismo de salud.

Más información sobre la microcefalia

Sin duda ante el brote del Zika, la preocupación entre las mujeres embarazadas no se ha hecho esperar, pues aún la información es confusa y no hay certezas en ciertos aspectos. Por eso aquí algunos datos sobre esta condición.

  1. La microcefalia es una malformación en la que el niño nace con una cabeza pequeña o en la que la cabeza deja de crecer después del parto.
  2. Es una condición rara: 1 caso entre varios miles.
  3. No hay pruebas específicas para determinar si un niño nacerá con microcefalia, aunque a veces la ecografía en el tercer trimestre permite identificar el problema.
  4. No hay tratamiento específico para la microcefalia, programas lúdicos y de estimulación.
  5. Los niños con esta condición pueden tener problemas de desarrollo discapacitantes. La microcefalia puede ser leve o grave.
  6. Entre las causas de esta malformación están: infecciones intrauterinas como toxoplasmosis, rubéola, herpes, sífilis, citomegalovirus y VIH. Exposición a productos químicos tóxicos y radiación, metales pesados, alcohol y tabaco, anomalías genéticas, como el síndrome de Down, y malnutrición grave durante la vida fetal.
  7. Algunos niños pueden no presentar otros síntomas al nacer, pero sufrir posteriormente epilepsia, parálisis cerebral, problemas de aprendizaje discapacitantes, pérdida de audición y problemas visuales. Hay otros que pueden desarrollarse con total normalidad.
Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com