Artículo

¿Por qué algunas personas desarrollan alergias?

Alergología 2145 veces leída

Alergias

Estornudos, picazón y enrojecimiento de alguna zona del cuerpo son algunas de las señales más frecuentes en este tipo de reacciones. Sin embargo, ante su aparición es necesario consultar al especialista, pues estos síntomas pueden confundirse con otras enfermedades.

Al polen, a los ácaros, a los animales, a las medicinas e incluso, a los alimentos son las alergias que con más frecuencia se presentan en la población. Señala el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, que estas reacciones pueden provocar síntomas como goteos nasales, estornudos, picazón o hinchazón. En el caso de las alergias más severas, la anafilaxia es una de las señales más graves, pues de no tener atención inmediata puede llevar a la muerte y se caracteriza por opresión en el pecho, pulso débil, pérdida de conciencia y sensación de muerte inminente.

“No nacemos con alergias, las desarrollamos cuando el cuerpo está en contacto con una sustancia y luego la reconoce como extraña. Las alergias son una respuesta inmune del cuerpo a sustancias que son reconocidas como patógenos y son producidas por el medio externo. Por ejemplo, el paciente que es alérgico a la penicilina es porque ya se le aplicó y pudo haberla aplicado toda la vida y a los 30 años volverse alérgico. Usualmente, los primeros eventos de una reacción alérgica no son graves, sin embargo, es necesario consultar al especialista porque no todas las reacciones, por ejemplo, en piel son alergias, hay enfermedades que producen reacciones semejantes. Por lo tanto, los pacientes no deben automedicarse”, explica el internista Jorge Mario Villa.

En el caso de los alimentos, los que más desencadenan este tipo de reacciones son el pescado, los mariscos, el maní y los frutos secos. En los niños pueden ser los huevos, la leche, los frutos secos, la soya y el trigo. Entre los síntomas de alergias por alimentos, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas señala:

  • Picazón e hinchazón de la boca.
  • Vómito, diarrea o cólicos abdominales y dolor.
  • Sarpullido.
  • Sentir la garganta apretada y dificultad para respirar.
  • Disminución de la presión sanguínea.

¿Cuándo sospechar de una alergia?

En los más pequeños, la Academia Americana de Pediatría, señala los siguientes síntomas:

  • Resfriados crónicos, que se repiten y que duran más de 1 semana o 2, o que suceden todos los años más o menos en la misma época.  Los síntomas pueden incluir secreción y congestión nasal, estornudos, carraspeo de la garganta, así como comezón y ojos llorosos.
  • Tos recurrente, sensación de tirantez o presión en el pecho, dificultad para respirar y otros síntomas respiratorios. La tos puede ser un síntoma aislado; los síntomas puede que aumenten en la noche o con el ejercicio.
  • Síndrome de alergia oral, picazón o sensación de hormigueo en la boca, la garganta y los oídos en ciertas épocas del año o después de comer ciertos alimentos, particularmente frutas frescas. Sin embargo, estos alimentos cocidos son tolerados.

Finalmente, desarrollar una alergia e identificar su causa no representa una alteración significativa en la vida de la persona, es solo cuestión de estar preparada para una exposición accidental a la misma y, por supuesto, evitar tener contacto con la sustancia que la provoca, incluso, hay quienes recomiendan usar un brazalete o collar con información sobre la alergia y llevar siempre el medicamento que contrarresta la reacción.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com