Artículo

¿Ya tienes listos los propósitos para el año nuevo?

Psicología 309 veces leída

Propósitos para el nuevo año

Cambios en tu estilo de vida para mejorar no solo la salud física sino la mental, deben estar en la lista de tus propósitos para el año que está por llegar.

Hay quienes tienen rituales, acuden a plantas, a tradiciones propias de sus regiones o creencias populares y nada de eso puede calificarse válido o no. Hay otros que, por su parte, se proponen bajar de peso, ir al gimnasio, comprar casa, carro o comenzar sus estudios. Deseos en los que se involucren asuntos relacionados con la salud física o elementos materiales no están de más, sin embargo, entre la lista dejar un espacio bondadoso para propósitos que contribuyan a conservar o mejorar tu salud mental también es importante. Al respecto el psicólogo Alejandro Carvajal, comparte con 1DOC3 algunos consejos.

Desde el origen de los tiempos, los seres humanos hemos tenido la necesidad de creer. Creemos desde nuestra tradición popular y nuestra fe en lo que no vemos y en lo que nos merece algún grado de comprensión o explicación. Creemos en dioses, religiones, supersticiones, objetos y en rituales que nos otorguen la eterna juventud, la solución a nuestros problemas, la vida eterna, la riqueza o el amor soñado.

En ocasiones esta puede ser una manifestación de la sensación de incapacidad humana y de desplazamiento a ‘otras fuerzas’ que tengan poder y hagan algo por nosotros. Es en la cualidad del poder donde ponemos las creencias (agüeros) contrarias a la razón y creemos que allí está la salida mágica o solución a nuestras necesidades. Un agüero es la creencia en un proceso no científico, basado en la sugestión, la fe popular y la tradición.

“Ya que este año no pude viajar, pues salgamos con maletas a darle la vuelta a la manzana a ver si viajo el próximo año”. Esta, entre otras conductas asumidas desde la tradición, el disfrute y el encuentro familiar son agradables y generan encuentro, pero lamentablemente nos apartan de la responsabilidad de reconocer que las cosas las logramos por nuestro trabajo, por nuestra disciplina y por la intención que ponemos de crecer y mejorar actuando día a día.

Una alternativa que podemos tener es realizar actividades simbólicas que generen responsabilidad personal y que dependan de cada uno de nosotros:

  1. Escribir en una hoja los errores cometidos en el año (esto genera responsabilidad y aprendizaje).
  2. Escribir a continuación las medidas que tomarás para cambiar esos errores (esto genera puesta en marcha y acción).
  3. Escribir cómo quieres verte al lograr los cambios (esto genera proyección e intención).
  4. Hacer una evaluación de los siguientes aspectos para cambiar y mejorar: familia, pareja, trabajo, dinero, sexualidad, salud, aspecto social, diversión, viajes y tiempo libre.
  5. Hacer propósitos en los cuales fijarás firmemente tu intención el año próximo.
  6. Haz el ejercicio de agradecer, pedir perdón y perdonar.
Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com