Artículo

Hepatitis C aumenta después de vacaciones

Hepatología 2948 veces leída

Hepatitis C

En esta temporada evitar el consumo excesivo de alcohol, grasa y mantener una vida saludable ayudan a cuidar el hígado y prevenir enfermedades hepáticas.

Por ser una enfermedad silenciosa y subdiagnosticada, la mayoría de las personas pueden pasar mucho tiempo sin presentar síntomas, por lo tanto, desconocen que padecen la enfermedad. Actualmente, se calcula que más del 75% de las personas que viven con hepatitis C  no saben que están infectadas y según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, OMS, más de 185 millones de habitantes en todo el mundo están infectados por el virus de la hepatitis C (VHC), de las que cada año mueren 350.000.

Advierte el Instituto Nacional de Salud, INS, que las temporadas de mayor reporte de casos de hepatitis B y C se presentan después de las festividades de Navidad, Año Nuevo, Semana Santa y vacaciones de mitad de año. La razón la explica el presidente de la Asociación Colombiana de Hepatología, Juan Carlos Restrepo, “en esta época de vacaciones, las personas aumentan el consumo de grasa, bebidas alcohólicas y disminuyen su actividad física, por lo que después de las festividades, están propensas a desarrollar o empeorar enfermedades silenciosas y subdiagnosticadas como la hepatitis C”.

¿Qué es la hepatitis C?

Se trata de la inflamación del hígado causada por un virus y en este caso, se disemina a través del contacto con sangre infectada. También puede contagiarse a través de las relaciones sexuales con una persona infectada y de madre a hijo durante el parto.

Señala la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, que las personas infectadas con el virus de la hepatitis C pueden sentirse como si tuvieran gripa, también puede presentarse ictericia que es la coloración amarillenta en la piel y los ojos, orina de color oscura y deposiciones pálidas.

Además de los excesos, entre otras causas de la enfermedad, la OMS advierte que las personas con más riesgo de desarrollar hepatitis C son aquellas que se someten a procedimientos médicos como transfusiones de sangre o de productos sanguíneos infectados, diálisis renal, reutilización de jeringuillas, catéteres, agujas y otro tipo de material médico, consumidores de drogas inyectables y por vía intranasal o las personas que se han sometido a procedimientos cosméticos como tatuajes y perforaciones ornamentales o piercing. Las parejas sexuales de las personas infectadas por el VHC pueden también infectarse, aunque el riesgo es muy reducido en las parejas heterosexuales.

Es bien sabido que el alcohol también puede aumentar el riesgo de cáncer hepático o producir en los consumidores cirrosis, grave enfermedad del hígado. Así mismo, las mujeres con esta infección que consumen grandes cantidades de alcohol tienen 13 veces mayor riesgo de cáncer de hígado.

“Es importante que los consumidores de alcohol sepan que la hepatitis viral es una inflamación del hígado causada por un virus, diferenciados como A, B, C, D y E. Las hepatitis B, C y D pueden causar infecciones de largo plazo y con ello complicaciones como la cirrosis, la insuficiencia hepática y el cáncer de hígado”, explica Restrepo.

Así las cosas, la mejor forma de prevenir la hepatitis C es disminuir los excesos y sospechar de la presencia de la enfermedad si se ha sometido a transfusiones de sangre, piercing, tatuajes o a algunos de los factores de riesgo mencionados, pues, aunque todavía no existe una vacuna, los antivíricos pueden curar aproximadamente el 90% de los casos de infección por el virus de la hepatitis C, lo que reduce el riesgo de muerte por cáncer de hígado y cirrosis.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com