Artículo

5 cosas que no sabías sobre el orgasmo

Sexología 6201 veces leída

Orgasmo

Hay quienes dicen que no necesitan experimentarlo para disfrutar de una relación sexual, otros, sin embargo, lo consideran fundamental. En el orgasmo femenino y masculino hay algunas diferencias que, una vez se entienden, te pueden ayudar a mejorar un encuentro sexual con tu pareja.

Una experiencia relajante y, sobre todo, placentera que se logra durante el acto sexual, así se define el orgasmo. Se trata de una serie de contracciones musculares producidas en la región pélvica y que provocan placer sexual, un estado de euforia que se exterioriza a través de movimientos del cuerpo y, por lo general, sonidos o vocalizaciones. Señalan los expertos que el orgasmo es producto de la estimulación sexual física del pene y del clítoris, además puede ser resultado de la masturbación, las relaciones sexuales con o sin penetración o cualquier otra actividad erótica.

Pero ¿para qué sirven? ¿Por qué se sienten? ¿Son el éxito de una relación sexual? ¿Qué pasa si no se sienten? Aquí 5 consideraciones que no sabías sobre el orgasmo.

  1. Solo el 25% de las mujeres experimenta un orgasmo en sus relaciones sexuales. “El humano es un animal peculiar puesto que se trata de una de las pocas especies en las que ambos sexos disfrutan de orgasmos semejantes, excepto en el caso de algunas especies de macacos, los animales más semejantes al hombre”, explica la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual, Flasses.
  2. El orgasmo deja a la mujer exhausta físicamente, lo que provoca la necesidad de recostarse en la cama. Algunos sexólogos a favor de la hipótesis poleax indican que esa posición horizontal ayuda a la retención del semen en la vagina y, de esa manera, garantiza que no se desperdiciará ninguna gota.
  3. El orgasmo de los hombres dura menos que el de las mujeres y, generalmente, se asocia a la eyaculación. Se sabe que el período de refracción de ellos, es decir, el tiempo que transcurre entre un orgasmo y el momento en el que se vuelve a sentir excitación, es mayor que el de las mujeres, por lo que ellas pueden experimentar una sucesión de orgasmos.
  4. Para algunos, la falta de orgasmos puede resultar inquietante, sin embargo, en el caso de las mujeres, para muchas puede ser difícil lograrlo a partir del acto sexual solamente. Advierte el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos que “muchas mujeres necesitan más estimulación de la que el acto sexual proporciona, como besos, caricias y tocar las áreas sensibles como los senos y el clítoris para tener un orgasmo. Es importante que ambos miembros de la pareja entiendan que el acto sexual incluye otras actividades además del coito”.
  5. Los trastornos orgásmicos pueden producirse por una imagen negativa del cuerpo o por miedo a perder el control. En las mujeres puede ser producto de desconfianza con su pareja o tener problemas de excitación. Entre otras causas se habla de:
  • Antecedentes de abuso sexual o violación.
  • Monotonía en relación con la pareja, conflictos o falta de cercanía emocional dentro de la relación.
  • Trastornos o cambios hormonales debido a la menopausia y enfermedades crónicas que afectan la salud general y el interés sexual.
  • Alteraciones que afectan la pelvis como la esclerosis múltiple, neuropatía diabética y lesión de la médula espinal.
  • Fatiga y estrés.
Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com