Artículo

Guía del recién nacido

Pediatría 329 veces leída

Aunque ser madre o padre por primera vez no es un asunto que venga con instrucciones o con un manual de indicaciones, existen muchos mitos y hasta temores alrededor del tema. ¿Cómo evitarlos? La mejor forma es estar bien informados y contar con la orientación de un experto en el tema. Toma nota de algunas curiosidades que queremos contarte para que el cuidado de tu primer hijo sea una de tus mejores experiencias.

1. ¿Es verdad que los recién nacidos no pueden ver? Falso. Sí tienen visión, lo que no tienen es una agudeza visual definida: no ven detalladamente las cosas, sin embargo, en la medida que crecen esa agudeza va aumentando. Al comienzo, solo ven las sombras de los objetos que tienen en frente.

2. La temperatura axilar normal es de 36.5 a 38 °C, si la supera se considera que el recién nacido tiene fiebre.

3. El bebé debe alimentarse aproximadamente cada 2 a 3 horas.

Lee también: ¿Mamá primeriza? Cómo enfrentar los temores más frecuentes

4. Puede existir una coloración amarillenta que se considera normal cuando aparece después del cuarto o quinto día y, normalmente, puede durar hasta una semana. La coloración puede aparecer en la piel y los ojos y mejora con la exposición al sol. Si tiene mayor duración es recomendable consultar al pediatra para evaluar los niveles de bilirrubina.

5. La frecuencia de las deposiciones en los recién nacidos varía y está determinada, principalmente, por el tipo de alimentación. La leche materna suele provocar deposiciones frecuentes, pero no es raro que algunos hagan deposición incluso cada 2 días. 

6. Para prevenir la muerte súbita los bebés deben dormir, preferiblemente, boca arriba, en colchón duro, evitar el uso de peluches y almohadas en la cuna.

7. Es normal que los recién nacidos tengan una respiración rápida. Se calcula que mientras están despiertos la frecuencia es de 60 respiraciones por minuto y dormidos de 80 a 160.  La respiración debe ser por la nariz, no por la boca, cuando hay movimiento de las fosas nasales se considera que tienen dificultad para respirar, lo que requiere valoración médica.

8. Para ponerlo en contacto con el exterior no hay una edad definida, el bebé debe estar siempre bien abrigado, protegido y evitar el contacto con polución o personas enfermas. La razón es que el recién nacido tendrá su sistema inmune bien preparado solo hasta los 3 a 6 meses.

9. El hipo en los bebés puede ser común, esto se debe a que la inmadurez del sistema nervioso central puede provocar contracciones involuntarias en el diafragma y producir el hipo. Otras causas es que durante la comida esté tragando aire o por los cambios de temperatura. En estos casos, la recomendación es mantener una técnica adecuada de amamantamiento, que él permanezca pegado todo el tiempo y apenas acabe ponerlo en posición vertical para sacarle los gases, ya que de tenerlos también se puede producir el hipo. Normalmente, en los recién nacidos el hipo se corrige a medida que pasa el tiempo.

10. La pañalitis es una condición dermatológica evitable, para ello, se debe limpiar bien la cola cada vez que haga deposiciones y en el cambio de pañal por orina. Se sugiere, además, usar crema antipañalitis medicada.

Lee también: 5 consejos para evitar la pañalitis en los niños

11. Para cortarles las uñas no existe un tiempo definido, pues al momento del nacimiento pueden estar más o menos largas, incluso, hay bebés que nacen sin uñas y van creciendo progresivamente. Hay que tener en cuenta que las uñas de los recién nacidos son muy frágiles y quebradizas en los primeros días del nacimiento, razón por la que se recomienda usar unas tijeras pequeñas o cortauñas especial para bebés.

12. El baño del recién nacido, en bañera, se debe realizar posterior a la caída del cordón umbilical. Ante de esto podría realizarse un baño con alguna compresa o esponja a nivel general y limpiar el cordón umbilical con gasa, agua y jabón para bebés. No olvidar el posterior secado del mismo para evitar infecciones.

13. Se recomienda la exposición solar de los recién nacidos dos veces al día: entre las 8 y 10 am y entre 3 a 5 pm, sin prendas de vestir. La exposición puede ser directa o a través de la ventana. La recomendación es realizar esta rutina, al menos, el primer mes de vida.

Finalmente, es importante destacar que la alimentación los primeros seis meses de vida debe ser con lactancia materna exclusiva, incluso, sin agua, esto es para favorecer la protección del sistema inmune, el vínculo con la madre y hay estudios que muestran beneficios a largo plazo como prevención de obesidad, alergias y cáncer.

Para conocer más de este y otros temas, visita de manera gratuita y anónima 1DOC3 y haz tus preguntas.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com