Artículo

El 'diccionario' de las lesiones deportivas

Ortopedia 392 veces leída

Para los deportistas de élite y los amateurs, las lesiones óseas o musculares son riesgos a los que siempre estarán expuestos, sin embargo, la preparación física, la buena técnica, la conciencia corporal y la capacidad elástica de los músculos son medidas claves para prevenirlas.

Pero ¿por qué se presentan las lesiones? Por lo general, se dan por sobreesfuerzo muscular y articular, por movimientos rápidos como correr, parar, saltar o cambiar de dirección y aunque en algunos deportes se presentan más unas lesiones que otras, expertos ortopedistas y traumatólogos señalan que las articulaciones afectadas con mayor frecuencia son el hombro, la rodilla y el tobillo.

El hombro

Explica el ortopedista Rodrigo López Rodríguez que el hombro por ser la articulación más móvil del cuerpo tiene mayores probabilidades de lesión, “desde los deportistas hasta las personas del común pueden presentar diferentes traumatismos en el hombro. En los de alto rendimiento los más frecuentes son la luxación del hombro, esguinces de la articulación acromio-clavicular y el compromiso del manguito rotador”.

La rodilla

Debido a su labor de soportar todo el peso del cuerpo, esta es otra de las articulaciones que más lesiones presenta, sobre todo, la ruptura del ligamento cruzado anterior, lesión que ha obligado a muchos deportistas a retirarse de sus disciplinas por un tiempo. De acuerdo con Ernesto Martínez Lema, especialista en traumatología y ortopedia, la importancia del ligamento cruzado anterior radica en que conecta la tibia con el fémur, “su función es mantener la estabilidad de la rodilla y evitar que la pierna se mueva hacia adelante o hacia atrás cuando se somete a un esfuerzo”.

El tobillo

Por tratarse de una articulación rodeada por tendones, no tener tejido muscular (músculo) y solo estar protegido por la piel que lo rodea, el tobillo es altamente susceptible a lesiones graves, siendo el esguince la más frecuente. Explica Luis Fernando Rodríguez traumatólogo y ortopedista que el esguince ocurre cuando el pie gira por debajo del tobillo o la pierna y es común en los deportes que implican saltos.

Y aunque las lesiones que pueden presentarse durante la práctica deportiva son múltiples, aquí te presentamos un ‘diccionario’ de las más comunes.

Contractura: es la contracción de un músculo debido a un esfuerzo o postura inapropiada, puede generar dolor, rigidez local, abultamiento de la zona y dificultad del movimiento.

Contusión: es una lesión producto de un choque o impacto, el dolor puede ser leve y no impedir la continuación de la actividad deportiva

Desgarro: es la ruptura de fibras musculares, se caracteriza por dolor intenso y detención inmediata de la actividad deportiva.

Elongación: se da por el estiramiento excesivo de las fibras musculares sin provocar rupturas. Genera dolor agudo.

Esguince: es el estiramiento o ruptura de ligamentos, de las fibras que conectan los huesos con las articulaciones.

Fractura: se define como el rompimiento del hueso. Si además rompe la piel se denomina fractura abierta.

Luxación: son lesiones que ‘arrancan’ los extremos de los huesos y los sacan de su posición. 

Lee también: Huesos y músculos sanos para toda la vida

Para conocer más de este y otros temas, visita de manera gratuita y anónima 1DOC3 y haz tus preguntas.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com