Artículo

Disfunción eréctil y corazón ¿relacionados?

Urología 386 veces leída

La respuesta es sí. La disfunción eréctil puede ser la primera alerta de una posible alteración cardiovascular ¿la razón? La Sociedad Colombiana de Urología explica que ambas tienen una base fisiopatológica común, es decir, las dos tienen orígenes similares, pues se afectan los vasos sanguíneos y la circulación de la sangre.

De acuerdo con Anny Torres Fonseca, médico general, entre las razones más comunes para que se presente la disfunción eréctil están la diabetes, el colesterol elevado, la hipertensión, el sedentarismo y el tabaquismo, “en estos pacientes lo más importante es hacer cambios en su estilo de vida: mejorar la alimentación, hacer ejercicio, dejar el cigarrillo y hacer control de triglicéridos. Si ya tienen control por cardiólogo, también es importante que lo vea un especialista en urología, pues hay medicamentos que influyen en la disfunción eréctil”.

La edad sí importa

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, la disfunción eréctil puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en hombres mayores de 65 años, el 70% de los casos son causados por problemas físicos, del 10 al 20% son causados por motivos emocionales y del 10 a 20% tienen causas tanto físicas como emocionales.

“Se ha identificado que, a mayor edad, mayor riesgo de disfunción eréctil, sin embargo, la prevalencia también depende de que se haga el diagnóstico. Se ha visto que la prevalencia en hombres de 40 a 49 años es de, aproximadamente, un 8.2% y suele incrementar en un 77.5% en hombres mayores de 75 años. De 85 a 90 años esa prevalencia tiende a disminuir en un 5%, incluso, en hombres mayores de 90 años esa prevalencia suele ser de 0.5 a 1%, pues como no son sexualmente activos el diagnóstico no se realiza”, señala la doctora Torres.

Es importante destacar también, que además de algunos medicamentos para el tratamiento cardiovascular, hay otros que provocan disfunción eréctil como consecuencia, entre ellos están algunos antidepresivos, antipsicóticos, antiepilépticos, hipnóticos, antiulcerosos y hormonales.

El tratamiento

Para definir el más adecuado es necesario identificar la causa. Como primera medida, la experta reitera la importancia de modificar los estilos de vida. En segunda instancia, si lo anterior no funciona, sugiere acudir a medicamentos, “aquí es importante identificar los pacientes que tienen riesgo cardiovascular o los que ya son tratados por cardiología, pues la interacción de los medicamentos puede tener efectos adversos como dolor de cabeza, visión borrosa, mareo, congestión nasal o dolor de espalda”.

Si ninguna de estas medidas funciona, el tercer paso son las inyecciones en el cuerpo del pene, las terapias combinadas o, en casos más severos, la prótesis peneana. Es importante destacar también que cuando las causas son emocionales, el tratamiento con psicólogo o psiquiatra tiene resultados significativos.

Para conocer más de este y otros temas, visita de manera gratuita y anónima 1DOC3 y haz tus preguntas.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com