Artículo

¡Cuida a tus hijos de la gastroenteritis!

Pediatría 611 veces leída

Llegó la hora de regresar al colegio por lo que los virus y demás alteraciones pueden presentarse con algo más de frecuencia, y si a eso le sumamos las variaciones climáticas de estos tiempos, todo esto favorece la aparición de los virus que producen la gastroenteritis, una enfermedad que afecta, sobre todo, a lactantes, niños menores de cinco años y, por supuesto, a adultos y personas de la tercera edad. 

De acuerdo con el pediatra Darío Botero, “la gastroenteritis o infección gastrointestinal es la inflamación de la membrana interna del intestino debido a agentes infecciosos, generalmente, virus, seguido de bacterias y parásitos. Los síntomas, de acuerdo con la evolución de cada caso, pueden incluir vómito, dolor abdominal, diarrea, inapetencia, malestar general, dolor de cabeza y en algunos casos, también fiebre”.

Así las cosas, tener precaución con el agua, los alimentos, y en el caso de los niños menores, tener al día sus vacunas es clave para evitar que la enfermedad aparezca. A continuación, seis aspectos más sobre la gastroenteritis que hay que tener presentes.

1. ¿Cómo se contagia? Los agentes infecciosos pueden llegar al organismo de diferentes maneras. Las principales formas de contagio ocurren por el consumo de agua contaminada, la ingesta de alimentos contaminados con heces fecales y que no fueron manipulados adecuadamente en su preparación, o por una escasa higiene como en el lavado de manos antes de comer y después de salir del baño. Es común que los bebés que comienzan a gatear presenten una infección de este tipo. Cuando abandonan los brazos de sus padres o cuidadores entran en contacto con el piso y objetos contaminados que se pueden llevar a la boca. Esta situación eleva el riesgo de contagio en los niños a temprana edad.

2. ¿Cuáles son los principales causantes de la gastroenteritis? En Colombia, el microorganismo identificado más frecuentemente en niños menores de 5 años con la Enfermedad Diarreica Aguda (EDA) es el rotavirus. Las bacterias más frecuentemente implicadas son Escherichia coli, Salmonella con menor frecuencia se aíslan Campylobacter y Shigella. Dentro de los parásitos, las amibas son los principales gérmenes que producen gastroenteritis.

El 95% de los casos de infecciones gastrointestinales son causadas por virus. Estos agentes infecciosos están presentes durante todo el año, pero con la llegada de temperaturas más altas al país, especialmente para final y comienzo de año, aumentan los casos de gastroenteritis más que todo en niños menores de cinco años. Igualmente, en las zonas de clima caliente hay mayor prevalencia de estas enfermedades.

3. Importancia de las vacunas. En menores seis meses, el incumplimiento del esquema de vacunación eleva el riesgo de contraer el rotavirus. La vacuna contra este virus está incluida en el calendario de inmunización y de esta manera las infecciones gastrointestinales pueden prevenirse.

4. ¿Cómo se desarrolla? De acuerdo con su duración se clasifica en: enfermedad diarreica aguda, que dura menos de 15 días, si dura más de ese tiempo se denomina prolongada y si se extiende por más de un mes es una enfermedad crónica. Es importante ofrecer más líquidos de los que habitualmente consume el niño y si es necesario, suministrarle soluciones orales de hidratación. En general, la dieta del niño no se modifica, no se introducen alimentos nuevos, se evitan los alimentos con elevada azúcar para no prolongar la diarrea que causa la deshidratación.

5. ¿Cuándo se debe consultar? La Enfermedad Diarreica Aguda (EDA) es la presencia de heces líquidas o acuosas, asociada a un aumento de la frecuencia (al menos 3 en 24 horas) que puede ir acompañada de vómito y/o fiebre. La duración del episodio debe ser menor de 14 días. El vómito asociado a la EDA puede llevar a deshidratación, una de las principales complicaciones de la gastroenteritis y motivo de alarma entre los padres. Así, cuando la infección es causada por un virus, esta suele auto limitarse y a los pocos días no generar síntomas.

6. Asistir a urgencias. Es importante identificar ciertas señales de alarma que se deben tener en cuenta para acudir a los servicios de urgencia. Diez o más deposiciones diarreicas en las últimas 24 horas y cinco o más vómitos en las últimas 4 horas, que deje de orinar, esté irritable y somnoliento (que no despierte fácilmente al llamado), que tenga fiebre persistente de más tres días o una por encima de 39 grados centígrados. Esto indica que hay una infección que está inflamando el intestino severamente y es motivo de consulta. La valoración que realice el pediatra sobre la deshidratación y la infección indicará si el niño se hospitaliza o se maneja se maneja la enfermedad desde la casa.

Para conocer más de este y otros temas, visita de manera gratuita y anónima 1DOC3 y haz tus preguntas.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com