Artículo

Échale ojo al cuidado de tu visión

Oftalmología 165 veces leída

¡Cuánto te sirven! Pero ¿qué tanto y qué tan bien los cuidas? Muchas veces sin darte cuenta tienes costumbres o realizas actividades que alteran la salud de tus ojos: leer en movimiento o con poca luz, utilizar gafas de sol sin un buen factor de protección solar o pasar largas horas frente a la pantalla del computador son las más frecuentes.

Cuidar la salud de los ojos no es exclusivo de personas de avanzada edad, en cualquier momento de la vida debe hacerse, incluso, los expertos recomiendan realizar chequeos constantes desde temprana edad para atender cualquier anomalía heredada o generada por malos hábitos.

Para la optómetra Yovana Peña Ciro, “son varios los síntomas que pueden evidenciar un cuidado inadecuado de los ojos. Ardor, lagrimeo, visión borrosa y cefalea central o en la base del cráneo son algunas de ellas. Ante la presencia de alguna de estas molestias, es necesario asistir al especialista”.

Así las cosas, para evitar la presencia de estas molestias y cuidar de manera óptima tu salud visual, a continuación te dejamos diez recomendaciones para el cuidado de los ojos.

 1. Cuidado con las pantallas: aprender a trabajar a la distancia adecuada del computador, tableta o celular es clave en estos tiempos en los que se acostumbra pasar largas jornadas frente a una pantalla. Lo ideal es mantener una distancia entre 35 y 40 centímetros en pantallas pequeñas, y de 4 a 5 metros en pantallas grandes. La especialista recomienda la técnica 20/20/20 que consiste en, cada 20 minutos frente a una pantalla, descansar 20 segundos mirando a 20 pies (6 metros). De esta manera el sistema ocular se relaja, evitando fatiga visual. Utilizar gafas con filtros bloqueadores de luz azul también es clave para evitar el deslumbramiento de las pantallas y por tanto mejorar el contraste y la nitidez.

2. La importancia de parpadear: este es un movimiento involuntario que se realizaba de manera totalmente inconsciente hasta que llegaron las pantallas. Se ha comprobado que mientras que se está frente a una pantalla, el número de parpadeos, que normalmente es de 15 a 20 por minuto, se reduce a la mitad o menos. Parpadear es de gran importancia ya que mantiene la humedad adecuada del ojo, renueva la película lagrimal y, a su vez, limpia e hidrata la superficie ocular.

3. Uso de gafas de sol: es muy importante su uso en exteriores, pero no solo gafas que sean bonitas, sino que tengan un buen factor de protección solar certificado por una óptica. Los rayos ultravioleta inciden en la retina produciendo degeneraciones maculares y cataratas. Las gafas de sol también evitan que la contaminación entre directamente a los ojos.

4. La luz artificial: hay que procurar una buena luminosidad para cualquier actividad en la que usemos los ojos, en especial leer, coser, dibujar o pintar. Al utilizar pantallas hay que garantizar que la luz no incida directamente en ella, porque produce fatiga visual.

5. Influencia de la alimentación: los nutrientes de los ojos, la luteína y la zexantina, están presentes en hortalizas y verduras. El consumo de espinaca, brócoli, calabacín y habichuela ayuda a absorber la luz brillante y a prevenir a degeneración macular en la retina. 

6. Cuidado con el maquillaje: no se debe compartir con nadie el maquillaje y se debe cambiar tras un año de uso. Cuando se presenta alguna infección como blefaritis o conjuntivitis hay que desecharlo. Para desmaquillarse, se recomienda no utilizar sustancias oleosas. Lo ideal es utilizar agua y jabón dermatológico para el área de los ojos.

7. Atención a la irritación: si cae algún líquido irritante en los ojos solo se debe lavar con agua y no frotar. La córnea es un órgano muy sensible y cuando se lesiona por algún agente químico o elemento extraño, frotar fuertemente puede generar el mismo efecto que al raspar una herida. Si cae algún elemento químico o físico en el ojo es recomendable asistir al servicio de urgencias.

8. Uso de lentes de contacto: es fundamental lavarse muy bien las manos  antes de manipular los lentes y mantener bien aseados los estuches donde se guardan. Si los lentes son desechables deben utilizarse según la indicación del fabricante porque los ojos pueden desarrollar alergias al material y rechazarlos en el futuro.

9. Realización periódica de exámenes visuales: es recomendable asistir al oftalmólogo, por lo menos, una vez al año. Los pacientes con diabetes, hipertensión o miopía progresiva deben ser rigurosos con el chequeo anual. Exigir un buen examen visual que garantice la fórmula correcta es clave para corregir a tiempo defectos visuales. Si existen molestias con las gafas, se debe insistir en la realización de un examen más riguroso.

10. Gafas de protección: las personas que están expuestas a sustancias químicas o materiales peligrosos deben utilizar gafas para estar protegidos en caso de accidentes. En actividades como la natación es importante no solo utilizar los lentes especiales, sino quitárselos cada cierto tiempo para oxigenar la córnea y el globo ocular.

Para conocer más de este y otros temas, visita de manera gratuita y anónima 1DOC3 y haz tus preguntas.

 

 

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com