Artículo

Celulares y bebés, una relación riesgosa

Pediatría 358 veces leída

Acaba de nacer un bebé y… fotos van y vienen, selfies con el recién nacido, videos para que quienes no están cerca puedan verlo por primera vez. La emoción de un nuevo integrante en la familia hace que, incluso, desde recién nacidos, estén expuestos a la tecnología. A pesar de que la Asociación Americana de Pediatría, AAP, recomienda que los niños no tengan contacto con pantallas de televisores, tabletas y celulares antes de que cumplan los dos años, los teléfonos móviles son una de las herramientas más usadas por las madres y los padres para informarse, tomar fotos, socializar o incluso llamar al propio pediatra.

Sin embargo, todos estos equipos están restringidos en las Unidades de Neonatos de todo el mundo. La principal razón es la potencial transmisión de bacterias que representan un alto riesgo para los bebés, quienes aún tienen un sistema de defensas frágil, e incluso, no cuentan con su cuadro de vacunación completo.

Lee también: Vacunas y niños, la mejor combinación para cuidar la salud 

Un estudio realizado en el 2011 en el Reino Unido, por el London School of Hygiene & Tropical Medicine, concluye que uno de cada seis teléfonos celulares en ese país está contaminado con materia fecal. Por lo tanto, las clínicas y los hospitales toman las medidas necesarias para que los bebés, que se encuentran en cuidados especiales, estén protegidos.

Las bacterias que comúnmente se pasan por la manipulación de los teléfonos celulares, sin las debidas condiciones de higiene, transmiten enfermedades respiratorias por virus sincitial respiratorio, por adenovirus, enfermedades diarreicas agudas por rotavirus y otras infecciones más delicadas.

Lee también: 6 claves para cuidar la salud respiratoria de tu bebé

Fuera de las clínicas es donde los padres hacen el mayor uso indiscriminado de los celulares cerca de los pequeños. De hecho, es común ver selfies que las nuevas madres se toman mientras amamantan a sus hijos, inundando las redes sociales. Por esta razón, es necesario hacer conciencia en las familias y, especialmente, en los padres y madres para que dejen de lado sus teléfonos móviles mientras los bebés son alimentados. Asimismo, aunque las madres no utilicen sus equipos durante la lactancia, es recomendable que hagan limpieza constante de los mismos, con alcohol; en particular después del baño y de cambiar pañales. Es importante también mantener el hábito del lavado de manos por parte de todos los cuidadores de recién nacidos.

Lee también: Lavarse las manos, una forma efectiva de prevenir infecciones

Celulares bloquean la conexión de madre e hijo

Además de los riesgos en lo que higiene se refiere, también se recomienda que las madres dejen de lado sus celulares y tabletas mientras amamantan a sus pequeños para maximizar el vínculo que se genera en ese momento. Este es uno de los beneficios más importantes de la lactancia materna, y se vería afectado por el uso indiscriminado de los equipos móviles por parte de las madres. “La lactancia es un momento de conexión entre la madre y su hijo; igual que los padres de hijos mayores deben dejar sus celulares de lado durante las comidas, para afianzar el diálogo, también durante los primeros meses, se debe respetar este momento de afecto y alimentación” afirma el neonatólogo Oscar Ovalle.

Para conocer más de este y otros temas, visita de manera gratuita y anónima 1DOC3 y haz tus preguntas.
 

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com