Artículo

Las verdades sobre la esquizofrenia

Psiquiatría 740 veces leída

Esta enfermedad mental es considerada por algunos expertos como un asunto grave, dado que altera funciones cerebrales como la conducta, el pensamiento, las emociones y la percepción. De acuerdo con Lina María Escobar Gómez, psiquiatra del Hospital Universitario San Vicente Fundación de Medellín, el 1% de la población es afectada por esta enfermedad en algún momento de su vida. Entre los síntomas de esta patología, la experta habla de trastornos psicóticos, es decir, aquellos en los que los pacientes pierden el contacto con la realidad, presentan delirios, alucinaciones, trastornos en el pensamiento y aislamiento social.

Una enfermedad de jóvenes

Las señales iniciales de la esquizofrenia aparecen, con frecuencia, entre los 16 y 30 años, por lo general, los hombres manifiestan primero los síntomas que las mujeres y es poco frecuente que el diagnóstico se dé después de los 45 años.

En los años previos al inicio más sintomático de la enfermedad, se puede observar una disminución de la atención y concentración, mayor tristeza y ansiedad, dificultad para dormir, tendencia al aislamiento de amigos y familiares y un deterioro del funcionamiento personal. Otras de las manifestaciones frecuentes son:

-Las alucinaciones, es decir, percepciones en las que el paciente escucha, ve o siente cosas que se originan en el interior de su propio cerebro y que, aunque él las vive como si fueran reales no lo son.  

-El pensamiento en ocasiones se desorganiza, se pierde la capacidad de asociar ideas y éstas cambian de un tema a otro sin conexión. 

-En el afecto puede haber dificultad para expresar lo que siente.

-En el comportamiento, en los casos más severos o sin tratamiento de forma temprana, el paciente puede abandonar su aseo personal, puede aislarse de sus familiares y amigos al perder la motivación y la energía.

-Tener un sentimiento de vacío e incluso, presentar conductas extravagantes o no adecuadas que pueden ser influenciadas por lo que le dicen sus alucinaciones y por el contenido de sus delirios. Hay personas que pueden llegar a hacerse daño, porque la voz, una alucinación, le ordena que lo haga.

Lee también: La familia es clave en la salud mental 

4 mitos frecuentes sobre la esquizofrenia 

  1. Es una enfermedad que no tiene cura. Cierto. A pesar de ser así y ser una enfermedad crónica, la esquizofrenia tiene un tratamiento específico, con el cual el paciente puede tener control de los síntomas y lograr funcionar de una forma adecuada en la sociedad. 
  2. Todos los pacientes con la enfermedad son violentos. Falso. La mayoría de las personas con esquizofrenia no son violentas. El riesgo de que una persona tenga ese tipo de comportamientos disminuye notablemente con el tratamiento, pues hay control de los delirios y alucinaciones que, muchas veces, son los que hacen que la persona se comporte de una forma agresiva.
  3. La esquizofrenia ocurre por golpes en la cabeza cuando estamos pequeños. Falso. En esta enfermedad, como en la mayoría de los trastornos psiquiátricos participan diversos factores genéticos y ambientales que interaccionan entre sí. Por tanto, la esquizofrenia es una enfermedad multi-causal.
  4. El tratamiento que dan para la esquizofrenia hace que los pacientes pierdan la cordura. Falso. Actualmente, se dispone de múltiples medicamentos con pocos efectos adversos, que son eficaces en el manejo de la enfermedad. Son fármacos que protegen al cerebro frente al desequilibrio químico que se produce con la enfermedad, normalizan las funciones cerebrales alteradas y previenen las recaídas. Sin embargo, es fundamental entender que el manejo es individualizado y que la elección del fármaco se hará según las características de cada persona.

Para conocer más de este y otros temas, visita de manera gratuita y anónima 1DOC3 y haz tus preguntas.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com