Artículo

Acompañamiento, clave en el desarrollo de los niños

Pediatría 747 veces leída

Durante los primeros cinco años de vida los niños desarrollan la mayoría de sus capacidades base para enfrentar retos y crecer de manera integral, por lo tanto, es fundamental el acompañamiento de los padres para que los menores se conozcan a sí mismos y el mundo que los rodea. En ese sentido, la estimulación es parte fundamental de la labor de los padres, sin embargo, esta parte del proceso no debe ser entendido como la recarga de actividades para los más pequeños del hogar, por el contrario, es un proceso de acompañamiento de los padres al desarrollo de los niños y de motivación constante para que se mantengan activos, descubran sus capacidades a través de la experiencia y crezcan sanos. Por eso, parte fundamental de la estimulación es el reconocimiento y el cariño que dan los padres y familiares a los niños, a través de abrazos, felicitaciones, sonrisas y entendimiento.

 

“La herramienta más poderosa que tienen los padres para acompañar el desarrollo de sus hijos es estar con ellos. Los juguetes son un complemento, que no necesariamente tiene que estar presente. Un padre o madre que comparta espacios con su hijo hace la diferencia, no se requiere de largas horas o espacios sofisticados. El contacto físico, actividades sencillas y amor son los fundamentos para que la estimulación se dé durante el crecimiento del niño”, afirma Darío Botero, pediatra puericultor.

Lee también: Estimulación sensorial beneficia el desarrollo de los bebés prematuros

¿En qué consiste la estimulación?

Incentivar con actividades sencillas durante los primeros cinco años de vida de los niños facilita la estructura mental, cognitiva y física con la que la persona se va a enfrentar a la vida. Por eso, es importante desarrollar la autoestima, la solidaridad, la espiritualidad y su capacidad de aprendizaje para formar seres humanos integrales y saludables. ¿Cómo lograrlo? Aquí algunas claves.

Conoce a tu hijo

Cada hijo es único, su personalidad y preferencias se van moldeando con el crecimiento. Como padres, una de las principales actividades a emprender es conocer, entender y estar atento a sus gustos, para que de allí el juego y la estimulación sean los más adecuados para él. Si a tu hijo le gusta la actividad física, inicia el juego desde una actividad conocida. Si tu hijo disfruta las imágenes, intenta pintar con él en esquemas divertidos con nuevos colores y texturas. ¡Vuelve a ser niño, diviértete con tu hijo! Esa es una de las premisas del éxito en la estimulación.   

Estimulación según edad

En el vientre de la mamá se inicia la relación del niño con sus padres, por eso, es adecuado hablarle y hacerlo sentir seguro y deseado. Después del nacimiento, los padres deben favorecer el contacto piel a piel por medio de la lactancia, las caricias y los juegos. Entre este momento y el primer año de vida los seres humanos desarrollan su parte social y establecen la relación con los adultos que los rodean.

Los siguientes dos años son la etapa del desarrollo corporal y motriz, además del descubrimiento del mundo. Por eso, entre el primer y el tercer año de vida, los ambientes deben ser propicios para que los niños estén seguros explorando: la casa debe estar libre de obstáculos y peligros, el aprendizaje se da por la constancia de los padres, el amor y la atención que den a los niños. Entre los 3 y los 5 años, los niños desarrollan las habilidades de comunicación y adquieren los primeros conocimientos para enfrentarse a la educación del colegio, es la época en la que absorben todo lo que les rodea y aprenden por el ejemplo de otros.

Cuando cumplen su quinto año de vida la estimulación continúa. El acompañamiento y presencia física de los padres, así sea por cortos periodos de tiempo, es fundamental para el desarrollo de la autoestima y enfrentar los primeros obstáculos de la vida. Es el momento de entender cómo se siente el niño con él mismo y cómo se siente frente a la vida.

El juego es la clave 

Esa es la mejor herramienta que tienen los padres para estimular de manera adecuada a los niños. Esa actividad espontánea, sin ningún fin específico, que se desarrolla con los niños como protagonistas y que les permite entender el mundo que les rodea. Es además, la oportunidad para relacionarse con las demás personas, en el marco del respeto, la tolerancia y el amor.

“El papel como padres es entender que el mundo cambia constantemente. Andar a la vanguardia y entender el ambiente de los niños, lo qué está pasando en su entorno y lo qué les está pasando a ellos”, sugiere Botero.

Para conocer más de este y otros temas, visita de manera gratuita y anónima 1DOC3 y haz tus preguntas.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com