Artículo

Año nuevo, estilo de vida nuevo

Medicina General 109 veces leída

Cada comienzo de año, el cumplimiento de nuevos propósitos no se hace esperar. Perder peso, viajar más, liberar el estrés, cuidar la alimentación, hacer actividad física son algunas de las metas que muchos se hacen y que, para algunos, resulta más fácil de cumplir que para otros.

Sin embargo, si eres uno de los que más se le complica cumplir esas promesas, aquí te contamos seis opciones en las que la nutrición y las buenas decisiones pueden ayudarte a mejorar tu estilo de vida en este 2017.

1. Revisa tu alimentación. Come alimentos ricos en compuestos antiinflamatorios como ácidos grados insaturados, contenidos en el salmón y el atún. También opta por los antioxidantes, polifenoles y carotenoides presenten en el chocolate amargo, vegetales de hoja verde, pimientos de colores brillantes y vino. Todos estos alimentos son excelentes para reducir la inflamación.

2. Come en tu casa. Hacerlo te permite llevar una dieta saludable, pues tienes el control de los ingredientes que se usan. Una forma sencilla para llevar una dieta saludable es tener a la mano alimentos frescos y nutritivos. Muchos de ellos los puede tener congelados o secos: nueces, frutas y cereales altos en fibra.

3. Ejercicio. Aunque el estrés a veces no te permite estar activo, es más importante que nunca ejercitarte cuando te sientas estresado. La actividad física libera endorfinas y reduce los niveles de adrenalina y cortisol, ayudando a disminuir el estrés mental. Las endorfinas son los químicos del cerebro que proporcionan a los corredores ese ‘empujón’ para seguir adelante y, además, le permite a tu cuerpo relajarse.

4. Duerme lo suficiente. Un estudio en The American Journal of Human Biology encontró que dormir de forma inadecuada altera la secreción de las hormonas que producen el hambre, haciendo que la persona se sienta hambrientao y coma de más. Esta es una de las razones por las que, tal vez, comes más cuando estás estresado y te hace falta dormir. Procura dormir de siete a ocho horas cada noche.

5. Toma más agua y menos café. ¿Alguna vez has sufrido de temblores por tomar demasiada cafeína? La investigación nos muestra que la cafeína puede empeorar tu respuesta al estrés, de forma que si bien un poco de café te puede ayudar, es mejor busques agua durante la tarde.

6. Maneja el estrés. Sentirlo durante largos periodos puede disparar una variedad de problemas de salud físicos y emocionales. Por esa razón, es importante que reconozcas los signos del estrés y los atiendas con ejercicio, dormir bien e incluso con una nutrición de calidad en etapas tempranas. La mayoría de la gente no se da cuenta de ello, pero una buena nutrición puede hacer tanto o más que un baño relajante.

Llevar una dieta rica en alimentos saludables como vegetales de hoja verde y proteínas magras, como el pescado, puede consolidar una base firme para el cuerpo y también ayuda a reducir la inflamación y la oxidación. Los componentes que se encuentran en estos alimentos, además de una dieta saludable en general, son grandes aliados para combatir los efectos secundarios que tiene el estrés en el cuerpo.

Para conocer más de este y otros temas pregunta de manera gratuita y anónima en 1DOC3

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com