Artículo

5 claves para prevenir infecciones auditivas

Otorrinolaringología 1162 veces leída

En los más pequeños los dolores y molestias en los oídos son recurrentes, sin embargo, evitar que aparezcan puede estar en manos de los padres. Aquí algunos consejos. 

Mareo, vértigo, vomito, fiebre, dolor de cabeza e irritabilidad en el oído son algunos de los síntomas de las infecciones auditivas, una de las dolencias más comunes que padecen niños y adolescentes. Esta molestia puede aparecer por diversos factores como la mala manipulación de los copitos al intentar limpiar el oído, la humedad, las bacterias, alergias, la presión y los resfriados.

“Los menores tienen un riesgo mayor de contraer infecciones auditivas ya que esta zona junto con la de la garganta aún se encuentran en proceso de desarrollo y formación. También es muy común que los niños al tener frecuente contacto con menores agripados generen estas infecciones”, advierte el otorrinolaringólogo Félix Parales Zapatero. A la vez que hace estas cinco recomendaciones para prevenir el desarrollo de infecciones auditivas.

  1. Evita las piscinas desconocidas. No sumerjas a los niños en piscinas de las cuales no conozcas su proceso de tratamiento y limpieza, pues estas aguas pueden estar contaminadas y generar infecciones auditivas.  
  2. No utilices objetos para limpiar los oídos. Evita el uso de copito a la hora de pretender limpiar la zona auditiva. Recuerda que el oído es muy delicado y el uso de estos objetos no debidos pueden producir inflamación e irritabilidad lo que genera dolor en el paciente. 
  3. Evita el volumen alto.  La pérdida de la audición causada por ruidos exagerados pude darse de manera temporal o permanente. Sin embargo, esta dolencia se puede prevenir moderando el volumen de los audífonos y utilizando la protección necesaria para mitigar el impacto en lugares ruidosos.
  4. Asiste a controles médicos, así tu hijo no tenga molestias. Con el tiempo, en ocasiones se forman tapones de ceras que acarrean diferentes molestias. Por esta razón, es importante que anualmente lleves a tu hijo a un otorrino para hacer seguimiento que todo se encuentre bien y evitar este tipo de apariciones.
  5. No lo automediques para controlar el dolor. Por cuenta propia, ni menores ni adultos deben consumir medicamentos o iniciar un tratamiento, el oído es una zona muy delicada y  esto puede tener efectos adversos.

Si quieres saber más sobre cómo proteger a tus hijos y protegerte a ti mismo consulta gratis y de manera anónima en la plataforma de preguntas y respuestas de salud de 1DOC3

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com