Artículo

Fracturas de recreo, una condición frecuente en los niños

Ortopedia 696 veces leída

Los niños constantemente están en movimiento. Correr, saltar, jugar son actividades comunes para ellos, razón por la que resultan comunes las caídas o golpes.

Señalan los expertos que las horas de la mañana son el momento del día en el que las fracturas en los pequeños ocupan buena parte de las salas de urgencias, a eso se le conoce como fracturas o trauma de recreo. Por lo general, ocurren en niños de edades entre los 4 y 8 años, pues frecuentan pasamanos, columpios, entre otros juegos en sus recreos, y sufren fracturas en los brazos (radio y cúbito), debido a que es el apoyo que usan para amortizar las caídas. En el caso de los adolescentes, las fracturas se dan principalmente en piernas (tibia y peroné) y están más asociadas a lesiones deportivas.

De acuerdo con Sociedad Española de Traumatología y Ortopedia Infantil, la mitad de los niños hombres y la cuarta parte de las niñas mujeres tendrán una fractura ósea en algún momento de su vida. Según informes de ese país, el 31% de las fracturas pediátricas ocurren por en alguna práctica deportiva y el 25% está relacionada con accidentes al aire libre (parques, bicicletas, patines, etc.). En el caso de niños más pequeños –en etapa de jardín–, los accidentes por lo general están asociados a golpes o heridas en la cara.

Recomendaciones para las familias

Para prevenir que este tipo de fracturas se presenten en los más pequeños del hogar es recomendable tener en cuenta estos consejos:

  • Si se va a practicar algún deporte, en bicicleta, patineta, entre otros, es importante que los niños tengan siempre elementos de protección personal, como cascos o rodilleras para minimizar el impacto. Estos artículos deben de ser utilizados de forma adecuada, ya que muchos accidentes ocurren por su uso inadecuado.
  • Es importante que los niños tengan una alimentación que incluya cantidades adecuadas de calcio y vitamina D, lo que ayuda a que sus huesos sean más resistentes.
  • En el caso de las instituciones educativas, es importante revisar periódicamente las instalaciones y lugares donde se pueden generar accidentes. Además, es muy importante que todos los colegios tengan un plan de prevención de accidentalidad escolar.
  • Los colegios deben llevar un listado de dónde y cómo ocurren los accidentes, con el fin de identificar si existe un juego o una zona de riesgo, donde fallan las medidas de seguridad. Esto puede llevar algunas veces a retirar algunos implementos de los colegios por su alto grado de accidentalidad.
  • La mayoría de los accidentes que ocurren podrían ser evitados, es por ello que se hace importante estar muy atentos a las posibles zonas de accidentalidad, a la forma en que juegan y hacen deporte, para que siempre sea una actividad sana y segura.
Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com