Artículo

Hiperhidrosis, cuando el sudor afecta tu vida diaria

Dermatología 1246 veces leída

Esa sensación de humedad en el cuerpo es un proceso importante para mantener la temperatura y la eliminación de toxinas. Sin embargo, cuando se trata de un asunto exagerado e incontrolable, consultar es la recomendación.

Está claro que sudar es una reacción normal de cuerpo, cuando hay exposición a altas temperaturas, al hacer ejercicio o como respuesta a situaciones de ansiedad, nerviosismo, vergüenza o miedo. No obstante, cuando el sudor aparece de manera impredecible, sin una reacción que lo desencadene, incluso estando en reposo o cuando hay aire fresco ya se puede hablar de hiperhidrosis, una alteración en la que las glándulas sudoríparas están más activas de lo normal.

Explica la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos que la sudoración incontrolable puede llevar a una molestia significativa, tanto física como emocional, “cuando la sudoración excesiva afecta las manos, pies, y axilas, se llama hiperhidrosis primaria o focal. En la mayor parte de los casos, no se puede encontrar la causa. Parece ser hereditario. Si la sudoración sucede como resultado de otra afección médica, se llama hiperhidrosis secundaria. La sudoración puede presentarse en todo el cuerpo o solo en una zona”.

Algunas de las causas que pueden provocar la hiperhidrosis son el hipertiroidismo, trastornos de ansiedad o de glucosa, cáncer, menopausia, abuso de algunas sustancias y medicamentos, cardiopatía, enfermedad pulmonar, párkinson, ataque cerebrovascular, tuberculosis y otras infecciones.

Inseguridad, grave consecuencia

Pérdida de la confianza en sí mismo, al punto de que saludar de mano a alguien resulta vergonzoso, sumado a momentos de estrés para que nadie note la sudoración envuelven a la persona con hiperhidrosis en un círculo vicioso, pues el estrés es desencadenante de sudor excesivo. Está claro que con esta alteración las axilas suelen ser las que mayores niveles de sudoración tienen, sin embargo, las manos, los pies, el cuero cabelludo y las ingles también se ven afectadas.

Si bien la hiperhidrosis no tiene cura, la persona que la desarrolla puede acceder a tratamientos que le ayuden a controlar la situación. Explica el dermatólogo español Adolfo Sanz, que el paciente debe aprender a convivir con ella y aunque aparece en la adolescencia disminuye progresivamente en la vejez.

De acuerdo con el National Institute for Health and Care Excellence para el tratamiento inicial en atención primaria se sugiere evitar los alimentos picantes o el alcohol, las situaciones de estrés y los desencadenantes emocionales identificables. Otras recomendaciones incluyen el uso de aerosol antitranspirante en lugar de desodorante, ropa suelta hecha de fibras naturales y vestimenta protectora para absorber el sudor. 

Aquí unos tratamientos más que sugiere la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos:

Iontoforesis: este procedimiento utiliza electricidad para desactivar temporalmente las glándulas sudoríparas. Es más efectivo para la sudoración de las manos y de los pies. La terapia dura aproximadamente de 10 a 20 minutos y son necesarias varias sesiones. Aunque los efectos secundarios son poco frecuentes, incluyen agrietamiento de la piel y ampollas.

Botox: la toxina botulínica tipo A (Botox) se usa para el tratamiento de la sudoración intensa en las axilas y se inyecta en esa parte del cuerpo para bloquear temporalmente los nervios que estimulan la sudoración. Los efectos secundarios incluyen dolor en el lugar de la inyección y síntomas parecidos a la gripe. El Botox utilizado para el sudor en las palmas de las manos puede causar debilidad leve pero temporal y dolor.

Simpatectomía torácica endoscópica (STE): en algunos casos graves, este procedimiento quirúrgico poco invasivo es recomendable si otros tratamientos no han funcionado. Durante el procedimiento se corta un nervio, lo que apaga la señal que le indica al cuerpo que sude en exceso. Por lo general, este procedimiento se realiza en pacientes cuyas palmas sudan demasiado. También se puede utilizar para tratar la sudoración extrema de la cara. La STE no funciona igual de bien para aquellas personas con sudoración excesiva en las axilas.

Cirugía de axila: se trata de una cirugía para extirpar las glándulas sudoríparas en las axilas.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com