Artículo

¿Qué tanto sabes sobre tu tipo de sangre?

Medicina General 1779 veces leída

En caso de emergencia conoces de quién puedes recibir transfusión, tienes claro en qué clasificación sanguínea estás. Datos como estos son importantes ante una emergencia. Un experto aclara el tema.

Recibir una transfusión de la sangre equivocada puede terminar en un desenlace fatal, razón por la que conocer con certeza a cuál grupo pertenece cada uno es fundamental. Al respecto, Carlos Arturo Vallejo Ríos, jefe del banco de sangre y tejidos del Hospital Universitario San Vicente Fundación da algunas orientaciones.

¿Cómo se clasifica la sangre?

A través de grupos sanguíneos: A, B, O y AB. La clasificación sanguínea determina cuál es tu grupo y cuál es tu RH, es decir, si es positivo o negativo. Esas dos son pruebas básicas de compatibilidad cuando una persona necesita ser transfundida. Sin embargo, se han encontrado alrededor de 32 sistemas de grupos sanguíneos, algunos no están regularmente presentes en la pared de los glóbulos rojos.

¿Qué significa ser donante o receptor universal?

Se habla de donante universal cuando la persona hace parte del grupo O, una clasificación que es neutra y sus glóbulos rojos pueden ser recibidos por personas del grupo sanguíneo A, B o AB. Si la persona es RH negativa no tiene ningún problema en que se ponga la sangre a un receptor de cualquier grupo sanguíneo. En conclusión, el O es el dador universal para glóbulos rojos. En el caso del receptor universal significa que puede recibir cualquier tipo de sangre y, en este caso es el AB positivo el que puede recibir de cualquier grupo sanguíneo.

Ante una emergencia ¿cómo actuar?

Cuando un paciente llega a emergencia, no se conoce el grupo sanguíneo y hay que transfundirlo el médico tomará la decisión, de acuerdo con varias situaciones, si lo trasfunde con O positivo o con O negativo. Sin embargo, si se pone una transfusión del grupo sanguíneo incorrecto, se pueden generar lesiones severas que pueden llevar a la muerte del paciente dependiendo de la situación clínica y las dosis que se ponga de sangre, incluso, puede haber lesión e insuficiencia renal. Por esa razón, los hospitales deben tener cuidado y contar con procesos validados y estandarizados para no poner en riesgo la vida de la persona.

¿Es más segura la calidad de la sangre cuando quien dona es de la familia?

No porque venga de la familia es más seguro. No se recomiendan donaciones dirigidas, es decir, que la sangre que dona un padre es para su hijo o de hermano a hermano, pues muchas veces existe una presión familiar para la donación y eso no les permite ser totalmente sinceros frente posibles factores de riesgo a la hora de donar, por eso, es aconsejable desestimular esas prácticas. Incluso, se puede correr el riesgo de que entre familiares exista un rechazo inmunológico frente a la transfusión. La donación siempre debe ser un acto voluntario.

¿Qué recomendaciones da a la hora de donar sangre?

Hacerlo es fundamental, pues no hay todavía un sustituto de la sangre por lo que tenemos que seguir durante mucho tiempo invocando el apoyo y donación de las personas. Todos deben saber que los hombres pueden donar tres veces al año y las mujeres dos. La edad ideal para hacerlo es entre los 18 y 65 años. La donación debe entenderse como un acto de solidaridad, responsabilidad, de apoyo a una persona que lo necesita. El llamado es a que todas las personas de manera voluntaria se acerquen y donen, porque la sangre es una necesidad permanente en las instituciones de salud.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com