Artículo

Cuidado con los excesos en el uso de esmaltes

Medicina General 1849 veces leída

Si eres de las mujeres que no pueden vivir con las uñas sin pintar, debes estar atenta a estos consejos para evitar alteraciones.

Entre las tantas exigencias que el mundo actual impone a las mujeres, conservar las uñas pintadas, decoradas y en perfecto estado es una de ellas. Sin embargo, lo que pocas saben es que abusar de los esmaltes puede resultar perjudicial para la salud y, por supuesto, para la apariencia de manos y pies.

Y es que tener las uñas pintadas no está nada mal, el problema son los excesos. Un informe de la Mayo Clinic de los Estados Unidos explica que usar esmaltes puede resultar positivo gracias a que ayuda a mantener la humedad de las uñas. “El daño más frecuente es el cambio de color, sobre todo cuando se usan esmaltes oscuros. La mayoría de estas lacas son muy agresivas y tienen sustancias químicas que van a ir pigmentando la uña y debilitándola. Para evitarlo hay que hidratarlas bien y protegerlas con una base”.

En ocasiones cuando hay cambios en las uñas, en coloración y textura, la mayoría de las personas tienden a cubrir esas ‘imperfecciones’ con el esmalte, sin saber que eso agrava más el problema. “Si las vemos más amarillas de lo normal, es bueno dejarlas descansar, no pintarlas durante días. Es fundamental que el quitaesmalte no tenga acetona porque esta quema y pigmenta la uña”, aconseja la dermatóloga Rosa Ortega, de la Agencia Española de Dermatología.

Un aspecto adicional con el que hay que tener especial cuidado son los lugares destinados para el arreglo de las uñas, pues es necesario asegurarse que cumplan con las medidas de higiene mínimas de los instrumentos usados y la esterilización del material de cada cliente. Cuando no se cumplen estas medidas se corre el riesgo de contagio de hongos transmitidos por contacto.

Entre otras recomendaciones para cuidar la salud de las uñas están:

  1. Déjalas respirar. Permite que por unos días tus uñas estén libres de esmaltes y utiliza un calzado que deje el pie al descubierto para que la uña respire y se nutra.
  2. Cuidado con la fecha de caducidad de los esmaltes. Recuerda que tienen una duración de 12 meses a partir de la fecha en que fueron abiertos. Superado ese plazo pueden deteriorarse y afectar a la salud de las uñas.
  3. Elige bien el quitaesmalte. Prefiere los que no tengan acetona, así proteges más la uña y la piel que hay alrededor.
  4. Presta atención a los cambios. Señala la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos que las uñas saludables suelen ser lisas y con un color uniforme. “Los tipos específicos en la decoloración de las uñas y cambios en la tasa de crecimiento pueden indicar varias enfermedades pulmonares, cardíacas, renales y hepáticas, así como diabetes y anemia. Las manchas blancas y las crestas verticales son inofensivas. Los problemas de las uñas que a veces requieren tratamiento incluyen las infecciones por bacterias y hongos, las uñas encarnadas, los tumores y las verrugas.
  5. Atiende a los cuidados mínimos. Mantener las uñas limpias, secas y bien cortadas evita algunos problemas. No cortes la cutícula, hacerlo puede causar infecciones.
Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com