Artículo

¡Adiós al estigma de los pacientes con diabetes!

Endocrinología 1926 veces leída

Diabetes

Hacer conciencia sobre la enfermedad, educar a las personas que la tienen, a sus familias y el entorno, son algunos de los propósitos por los que este 14 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Diabetes.

 “¿Por qué los discriminan si la diabetes no se contagia, no provoca ninguna disfunción mental, no les impide llevar una vida laboral? ¡Es absurdo que a los niños en los colegios las profesoras les digan que no quieren tenerlos porque no sabrían qué hacer si les pasa algo, esta no es una enfermedad contagiosa, ni peligrosa para los demás!”.

Entre asombro e indignación, Dilcia Luján Torres, internista, endocrinóloga y jefe de la consulta externa de la Asociación Colombiana de Diabetes, abre el debate sobre ese estigma con el que cargan muchos pacientes diabéticos, razón por la que algunas veces no se atreven a decir que la tienen o simplemente, la disimulan en la calle comiendo todo lo que les ofrecen.

“Estos pacientes sienten temor a que los miren distinto, no quieren que la gente los vea como enfermos. He tenido casos en los que las parejas los discriminan y en los trabajos también los rechazan. Un diabético bien controlado es el mejor trabajador que tú puedes tener, es una persona disciplinada que ha logrado dominar la enfermedad. Ese autodominio les sirve a las personas para ser empleados competitivos y es injusto que los sometan a discriminación”, agrega Luján.

Falta educación y conocimiento

En eso coinciden los expertos, pues si la población general supiera que esta es una patología más común de lo que se piensa, seguramente, la actitud hacia las personas que la desarrollaron sería diferente. Según la Federación Internacional de Diabetes y su atlas de 2014, en Colombia existen 2.2 millones de adultos con diabetes, siendo el segundo país latino con más personas diagnosticadas, entre 20 y 79 años. En América Latina hay 25 millones. Si estas cifras no se reducen ahora, en 2035 existirán 38 millones de personas con diabetes en América Latina y 205 millones en el mundo.

“Esta es una enfermedad muy común, en la que a más edad mayor riesgo de desarrollarla. La diabetes se define como la elevación de la glucosa o del azúcar en la sangre”, explica Alejandro Román González, internista endocrinólogo.

Hablar de diabetes es referirse no solo a una enfermedad, sino a varias clasificaciones. La tipo 1, por ejemplo, es autoinmune, es la más rara y se presenta en niños, puede aparecer a los 7 años dado que el páncreas falla en la producción de insulina, por lo tanto, la necesitan por el resto de su vida. Le sigue la tipo 2 que aparece en la edad adulta, se puede manejar inicialmente con medicamentos orales y está relacionada con la obesidad. “La aparición de la diabetes tipo 2, depende de lo que las personas coman y sus hábitos de vida. La gran mayoría de los diabéticos que hay en el mundo tienen esta clasificación”, señala Luján. Está, además, la diabetes gestacional que se presenta en mujeres en embarazo, usualmente son pacientes con sobrepeso o antecedentes familiares de la enfermedad.

Mitos y temores

A Josefina Jaramillo, de 71 años, hace 30 le diagnosticaron diabetes, luego de su último embarazo. Desde entonces es insulinodependiente y lleva una vida normal, sin complicaciones, excepto las derivadas del paso de los años. Ella es ejemplo de que la diabetes no tiene por qué alterar el curso vital de una persona, siempre que siga las indicaciones médicas y tenga adherencia al tratamiento.

“Cuando no se tiene la diabetes bien controlada se van fabricando complicaciones crónicas como ceguera, pie diabético, insuficiencia renal o problemas de corazón. Sin embargo, esta enfermedad y sus complicaciones se pueden evitar consumiendo alimentos saludables, haciendo ejercicio y teniendo controles periódicos de la glucosa”, advierte Luján.

En esos casos, la educación al paciente por parte del equipo médico es fundamental para perder los miedos y por supuesto, lograr una completa adherencia al tratamiento de manera que las probabilidades de complicaciones producto de la diabetes sean mínimas. “Los pacientes deben estar manejados por expertos, por grupos multidisciplinarios donde haya disponibilidad, por ejemplo, de una enfermera educadora en diabetes y nutricionista, para explicar y enseñar a aplicar la insulina y a aclarar dudas”, sugiere Román.

Las recomendaciones 

Según la Federación Internacional de Diabetes las personas pueden reducir su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y aquellos con diabetes tipo 1 pueden mejorar el control a través de:

– Consumir agua, café o té sin azúcar, comer al menos tres porciones de verduras cada día, incluyendo verduras de hoja verde como espinacas, lechuga y col.

– Comer, al menos, tres porciones de fruta fresca cada día.

-Limitar el consumo de alcohol.

-Elegir cortes magros de carne blanca, ave o frutos de mar en vez de carne y carne roja.

-Preferir el pan integral en lugar de pan blanco, arroz integral en lugar de arroz blanco y pasta integral en lugar de pasta refinada.

-Usar grasas insaturadas (aceite de oliva, aceite de colza, aceite de maíz o aceite de girasol).

Diabetes-01

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com