Artículo

Jugar fútbol es anotarle un gol a la salud

Medicina General 944 veces leída

Jugar-Futbol

La pasión futbolera contagia a muchos y es más que claro que este deporte ahora no es solo cosa de hombres, muchas mujeres lo siguen y lo practican con gran habilidad.

Con el fútbol femenino se dijo adiós a la desigualdad en este deporte que, hasta hace unos años, era solo para ellos. Y es que tanto hombres como mujeres han demostrado que esta disciplina no discrimina y, al contrario, representa grandes beneficios para la salud cuando se practica de manera recreativa.

El deportólogo Jorge Iván Palacio Uribe señala que practicar no solo fútbol sino cualquier deporte, de manera periódica, mejora la calidad de vida, combate el sedentarismo y disminuye las enfermedades asociadas. “En el caso particular del fútbol los beneficios para la salud son muchos: mejora el rendimiento, la capacidad aeróbica, el sistema cardiovascular y disminuye los niveles de depresión, todo esto cuando se practica de manera recreativa, porque cuando es de alto rendimiento las cosas cambian”.

Incluso, este deporte tiene un contenido social importante, pues a la hora de cumplir las reglas con las que debe ser practicado, genera, sobre todo en los jóvenes, mayor compromiso a la hora de atender a las normas.

¿Quiénes pueden jugar fútbol?

Este deporte es apto para aquellos que no tengan patologías osteomusculares como lesiones de meniscos, de ligamento cruzado anterior o esguinces. En caso de tener alguna de estas condiciones, rehabilitarse primero es fundamental para evitar consecuencias más severas. Aquí otras recomendaciones si te animas a practicar este deporte:

  1. Nunca se debe jugar en ayunas, para practicarlo en las mañanas se debe tomar algún tipo de alimento bien sea una porción de frutas o cereal con leche.
  2. Luego de una comida copiosa se deben esperar, mínimo, dos horas para jugar.
  3. Jamás asistir a un juego con guayabo o resaca, pues pueden desarrollarse trastornos electrolíticos y provocar arritmias o algunas patologías cardiovasculares.
  4. Siempre es necesario hacer calentamiento previo de mínimo 10 minutos y movimientos articulares para prevenir lesiones musculares como desgarres, ruptura de tendones o inflamaciones.
  5. Es fundamental, una vez finaliza el juego, hacer estiramientos para facilitar la recuperación de los músculos.
  6. Se recomienda además de jugar fútbol, hacer en la semana, mínimo tres sesiones más de ejercicio. “No necesariamente tiene que ser fútbol, puede ser una salida a caminar, un trote, nadar, hacer algunos ejercicios de fortalecimiento en rutinas de una hora. Hacer uno o dos partidos el fin de semana y el resto de la semana no hacer nada no es recomendable, porque son periodos muy largos de desacondicionamiento y hay mayores probabilidades de lesión”, explica el deportólogo.
  7. La hidratación es un aspecto fundamental, no solo en el fútbol sino cuando de realizar actividad física se trata, aquí el agua es el líquido ideal. Sin embargo, quienes prefieren bebidas hidratantes, una opción es consumirlas antes y después de la actividad y durante el juego, agua.
Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com