Artículo

¿Cómo saber si tu hijo tiene anemia?

Pediatría 1163 veces leída

Cansancio, irritabilidad, somnolencia y palidez son algunas de las señales que pueden indicar la presencia de esta patología.

Para prevenir la anemia, crear buenos hábitos alimenticios en los más pequeños es fundamental. En ese sentido, los padres deben procurar que sus hijos tengan una dieta rica en carnes rojas, vísceras, vegetales crudos y cereales.

“Este es el trastorno nutricional más frecuente en el mundo y el menos tratado, consiste en un descenso del número de glóbulos rojos o hematíes, que contienen la hemoglobina encargada de transportar el oxígeno a todas las células del organismo”, señala el pediatra Germán Ernesto Soto.

Está claro que la prevención de este trastorno comienza desde el embarazo, con una buena alimentación por parte de la madre y los controles prenatales. Posterior a esto, es fundamental que el bebé reciba leche materna, de manera exclusiva, durante los primeros meses de vida. Si esto no es posible, se puede acudir a leches de fórmula infantil, que vienen fortificadas con hierro y son diseñadas especialmente para cubrir las necesidades nutricionales.

Recuerda que siempre es importante visitar al pediatra si hay sospecha de anemia. Para ello, ten en cuenta los siguientes síntomas:

  1. Comportamiento en las clases. Se evidencia en el niño lentitud en el proceso de desarrollo psicomotriz, mucho cansancio y disminución en los índices del coeficiente intelectual.
  2. Palidez constante. Este es uno de los síntomas que indican que un  niño puede padecer esta enfermedad. Sin embargo, es necesario aclarar que no toda persona pálida tiene anemia, pues puede ser el color de piel natural o una manifestación de alguna alergia en la piel, como la dermatitis atópica.
  3. Aislamiento y poca interacción con sus compañeros. Los niños que sufren de anemia tienen mayor dificultad para interactuar socialmente, son introvertidos y dependen más de lo normal de sus padres y cuidadores.
  4. Cansancio o fatiga frecuente. Este es una de los síntomas que los médicos tienen en cuenta para diagnosticar esta enfermedad. En la medición de la frecuencia cardiaca es posible detectar anormalidades causadas por la anemia.
  5. Sueño excesivo. Si tu hijo duerme las ocho horas recomendadas por los expertos y notas que sufre de somnolencia constante, es importante que consultes con el pediatra de confianza y no tomes decisiones de auto medicación ni recurras a suplementos nutricionales.
Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com