Artículo

Várices, esas molestas y dolorosas venas

Medicina General 1504 veces leída

Várices

Conocida médicamente como insuficiencia venosa crónica, esta afección no solo se presenta en piernas también en otros órganos como el esófago, el ano o los testículos.

Cinco veces más frecuente en las mujeres que en los hombres, esta condición se caracteriza por la dilatación de las venas generando acumulación de la sangre y provocando ese aspecto grueso. Más allá del asunto estético de las piernas que preocupa a las mujeres, las várices son dolorosas en algunos casos, incluso, cuando se presentan en los miembros inferiores, los pacientes manifiestan pesadez, hinchazón, sensación de picazón y hasta calambres.

En los demás órganos, a nivel de esófago, por ejemplo, una señal importante es la presencia de sangre cuando hay vómito, cuando se presenta en los testículos el síntoma más importante es el dolor y, finalmente, a nivel anal aparecen las hemorroides, esa masa que posteriormente es visible y, en ocasiones, provoca sangrado.

Un defecto en las venas

Esa es la razón que provoca la insuficiencia venosa crónica y de acuerdo con Juan Felipe Montoya, médico del grupo EMI, la contracción muscular puede ser una de las causas, sin embargo, el daño valvular es el más común. “Las várices pueden generarse por dilatación, porque los músculos hacen las veces de bomba cuando se contraen e impulsan la sangre hacia arriba para que viaje a través de las venas, por eso, una de las causas puede ser una alteración en la contracción muscular. Pero, principalmente, ocurre porque se dañan las válvulas que hay dentro de las venas, por lo tanto, la sangre sube pero la válvula queda abierta entonces la sangre se devuelve y empieza a acumularse, por ende, va dilatando las venas y es donde aparece la enfermedad varicosa”.

Aunque hasta ahora no existe ninguna medida que prevenga la aparición de las várices, el experto recomienda llevar un estilo de vida saludable, evitar el sobrepeso, la obesidad y el sedentarismo para garantizar que la sangre tenga más movimiento en el cuerpo. Por su parte, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, sugiere estar atentos a factores de riesgo que pueden provocar esta insuficiencia y entre ellos menciona la edad, antecedentes familiares de la afección y de trombosis venosa profunda en las piernas, embarazo, permanecer sentado o de pie por mucho tiempo y ser de alta estatura.

Cómo tratar las várices

Si bien todavía no se ha desarrollado una solución curativa, sí hay métodos para mejorar los síntomas. Entre ellos, Montoya señala la escleroterapia, una inyección aplicada a nivel de las venas que permite atenuar los síntomas por algunos meses. Sin embargo, el experto advierte que, por lo general, es necesario acudir a la cirugía para lograr mejores resultados. Al respecto, también señala algunas medidas caseras como la elevación de los miembros inferiores, la aplicación de compresas de agua fría y de geles vasotónicos que ayudan a mejorar el tono de las venas y se aplican de los pies hacia arriba en forma circular.

Otras medidas sugeridas por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos son: “el uso de medias de descanso para disminuir la hinchazón, evitar sentarse o estar de pie por períodos prolongados, incluso, mover ligeramente las piernas ayuda a que la sangre circule, bajar de peso y hacer ejercicio de manera regular. La insuficiencia venosa crónica tiende a empeorar con el tiempo. Sin embargo, se puede manejar si el tratamiento se inicia en las primeras etapas. Al tomar medidas de cuidados personales, se puede aliviar la molestia y evitar que la afección empeore”.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com