Artículo

Hipoglicemia, cuando el cuerpo tiene poca azúcar para funcionar

Endocrinología 714 veces leída

Hipoglicemia

En adultos y en niños mayores de 10 años, la hipoglicemia es poco común, a menos que sea un efecto secundario del tratamiento para la diabetes. Sin embargo, puede producirse por otros medicamentos o enfermedades, deficiencias hormonales o tumores.

El azúcar en sangre o la glucosa, como se conoce médicamente, es una sustancia fundamental para el funcionamiento del organismo, gracias a que su función es aportar energía. Vale aclarar que esta azúcar no es precisamente la que proviene de dulces refinados o ese tipo de alimentos, la fuente principal de glucosa son los carbohidratos: arroz, papas, cereales, frutas, entre otros. Es así cuando el azúcar en sangre baja que se produce la hipoglicemia.

Explica el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales que “la hipoglicemia puede suceder de repente. Por lo general es leve y puede tratarse de manera rápida y fácil al comer o beber una pequeña porción de alimentos ricos en glucosa. Si no se trata, puede empeorar y causar confusión, torpeza o desmayo. La hipoglicemia grave puede causar convulsiones, coma e incluso la muerte”.

Tipos de hipoglicemia

Si bien en la población general es poco común que ocurran episodios de hipoglicemia, Jorge Hernán Sierra Arango, médico del grupo EMI, señala que esta es una patología que ocurre, con más frecuencia, en los pacientes diabéticos y se da por varios factores: medicamentos orales para disminuir la concentración de azúcar en la sangre, ayuno o alcohol.

En este tipo de personas los síntomas que pueden indicar la presencia de hipoglicemia son: escalofríos, sudoración, palpitaciones, malestar general, pérdida de concentración y sensación de hambre, en estos casos el endocrinólogo del Hospital Universitario San Vicente Fundación, Alejandro Román, sugiere orientación por parte del médico tratante para “determinar cómo están funcionando los riñones, qué edad tiene el paciente, qué medicamentos usa para cambiarlos o ajustar la cantidad de insulina”.

El segundo tipo de hipoglicemia es la que ocurre en las personas que no son diabéticas. En estos últimos, la presencia de la patología no se define por un valor de azúcar en sangre, sin embargo, también pueden experimentar síntomas como convulsiones, palpitaciones, sudoración excesiva, malestar y mareo intenso. Entre las razones que la pueden provocar, Román indica que “hay tumores que producen sustancias que bajan el azúcar, es el caso del insulinoma, un tumor en el páncreas donde la propia persona produce insulina y se baja el azúcar, pero se cura una vez se opera. También hay medicamentos que, en algunas personas con predisposición, pueden provocar bajones de azúcar. Otra de las causas son las enfermedades graves como falla renal o hepática, por ejemplo”.

Finalmente, para tratar la hipoglicemia el Instituto Nacional de Diabetes sugiere aprender a reconocer las señales de esta patología y cuando se presenta ingerir de inmediato uno de estos alimentos de acción rápida para elevar la glucosa en la sangre:

  • 3 ó 4 tabletas de glucosa.
  • 1 porción de glucosa en gel, la cantidad equivalente a 15 gramos de carbohidratos.
  • 1/2 taza de cualquier jugo de frutas (4 onzas o 120 ml).
  • 1/2 taza de una gaseosa corriente, no dietética (4 onzas o 120 ml).
  • 1 taza de leche (8 onzas o 240 ml).
  • 5 ó 6 pedazos de caramelos duros.
  • 1 cucharada de azúcar.
Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com