Artículo

Las bebidas funcionales son más moda que verdad

Nutrición 2674 veces leída

Bebidas funcionales

Unas prometen pérdida rápida de peso, otras desintoxicar el organismo y limpiar ciertos órganos. Sin embargo, la realidad es otra, aunque no hacen daño, estas mezclas no son tan milagrosas como lo hacen creer, son más un asunto de rapidez a la hora de consumir.

Las redes sociales están inundadas de recetas de jugos detox, de bebidas que prometen perder una cantidad de kilos en ciertos días, incluso, hay algunas que dicen reducir el estrés, mejorar el ánimo, en fin, las promesas son múltiples a la hora de consumir ciertas bebidas. Aunque está claro que, por ahora, no se ha encontrado que sean nocivas para la salud, tampoco se ha demostrado que sus beneficios sean así de milagrosos.

Para ser más concretos, se podría decir que cualquier bebida es funcional, pues todas tienen algún efecto en el organismo, “no creo en bebidas funcionales porque cada cosa que consumas tiene algún componente que puede ser benéfico o dañino para el cuerpo. La tendencia actual de bebidas o jugos para mejorar la salud del corazón, para adelgazar, esa combinación de frutas y verduras no tiene ningún soporte científico”, señala el nutriólogo Sandro Gómez Maquet.

Al respecto, María Paula Estela, nutricionista dietista, certificada por Harvard en estilos de vida, coincide con la idea de que no hay ninguna bebida que funcione, ni un estudio científico que lo compruebe, “eso es más un tema de mercadeo, donde se le quiere llegar a la gente con la idea de que pueden tener todo rápido, sin mucho esfuerzo. La mayoría de bebidas funcionales no tienen regulación ya sea por Invima o por algún ente que nos permita saber que el consumo libre es seguro”.

Un tema que llama la atención es la promesa de la pérdida de peso a través de estas bebidas y aseguran los expertos que, lógicamente, hacerlo de esta manera permite eliminar esos kilos de más, pues el consumo de calorías es menor, pero este método no es el adecuado ni es la manera saludable de hacerlo, “si tengo una vida organizada, hago ejercicio, consumo los nutrientes que necesito, no tengo que ir a buscar cierto tipo de bebidas específicas”, agrega Gómez.

Finalmente, no puede decirse que las llamadas bebidas funcionales no representen ningún beneficio, ellas pueden convertirse en una alternativa saludable para evitar el consumo de gaseosas, por ejemplo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cuando se trata de mezcla de frutas y verduras, licuadas, el contenido de fibra de estos alimentos disminuye notablemente.

Cuatro que sí son bebidas funcionales

Por sus propiedades comprobadas, estas deberían hacer parte de cualquier plan de alimentación.

  1. Agua: es la bebida por excelencia porque el cuerpo está compuesto por agua. Entre los beneficios más importantes están la diuresis, es decir, permite el buen funcionamiento del riñón eliminando toxinas y aportando los minerales necesarios para el organismo. Además, garantiza una buena hidratación.
  2. Té: particularmente tiene efectos digestivos, ayuda al movimiento de intestino y contiene antioxidantes.
  3. Yogur: por las bacterias que tiene evita problemas digestivos, mejora la flora intestinal y aporta calcio.
  4. Vino: consumido de manera moderada, es decir, un trago (una copa de 150 mililitros) para las mujeres, dos para los hombres esta bebida es fuente rica en antioxidantes.
Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com