Artículo

Aún hay dudas sobre el uso de edulcorantes en la dieta

Nutrición 1152 veces leída

Edulcorante-aspartame-stevia-sucralosa

 

Parecieran más una estrategia comercial, pues utilizarlos en el plan de alimentación no previene enfermedades. La recomendación de los expertos es usarlos con moderación o, idealmente, evitarlos.

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud, OMS, es contundente, una reducción del consumo de azúcares por debajo del 5% de la ingesta calórica total produciría beneficios adicionales para la salud, dado que quienes lo hacen “tienen menor peso corporal y, en segundo lugar, el incremento de la cantidad de azúcares en la dieta va asociado a un aumento comparable del peso. Además, las investigaciones evidencian que los niños con los niveles más altos de consumo de bebidas azucaradas tienen más probabilidades de padecer sobrepeso u obesidad que aquellos con un bajo nivel de consumo de este tipo de bebidas”.

Bajo esos argumentos, el uso de endulzantes artificiales o edulcorantes cada vez cobra más fuerza, aunque, del mismo modo, siguen las dudas sobre sus beneficios y consecuencias para la salud. Para despejar las inquietudes, nutriólogos e internistas coinciden en que pueden consumirse con moderación, pues el mayor error de la población es el mal uso que le dan a este tipo de productos. Al respecto, el presidente de la Fundación Colombiana de Obesidad, Funcobes, Iván Darío Escobar Duque, advierte que la persona obesa o quien consume endulzantes, “considera que tomar alimentos o bebidas con edulcorantes le permite comer un poco más, e ingiere cosas extras pensando que el endulzante le sirve para bajar de peso y la función de estos productos es evitar el exceso de calorías”.

Por esos y otros motivos, los especialistas sugieren evitar el consumo de azúcares refinados y edulcorantes en la dieta. A continuación, el nutriólogo Sandro Gómez Maquet explica las razones.

¿Por qué a algunas personas les gustan tanto los sabores dulces?

“El primer sabor con el que tenemos contacto en la vida es la leche materna que tiene un sabor dulce, aunque no muy marcado, por eso, existe la afinidad del ser humano a buscar alimentos dulces. Además, para la preservación de los alimentos cuando no existían las neveras se usaron dos productos: la sal, inicialmente, y en el mundo moderno, los almíbares”.

¿De dónde nace la idea del uso de edulcorantes?

“Ahora hay cierta preocupación por decir que el consumo de azúcares es lo que ocasiona todo tipo de enfermedades, entre ellas diabetes, obesidad, cáncer, enfermedades del corazón, frente a ese cuestionamiento surge la idea de reemplazar el azúcar de alguna manera. Para reemplazarlo se empiezan a desarrollar productos que tienen un poder endulzante pero que no aportan las calorías del azúcar. El poder de los edulcorantes es superior al azúcar, hasta mil veces, sin embargo, las cantidades que se usan son tan mínimas que el aporte de calorías no se da. Por ejemplo, una cucharada de azúcar de 15 gramos puede aportar alrededor de 60 calorías, pero una cucharada de 15 gramos de un endulzante puede aportar menos. Así que en cuanto a la relación cantidad y presencia de calorías, el de los edulcorantes es tan bajo que no aporta calorías”.

¿Qué tan recomendable es el consumo de estos productos?

“Su uso se ha difundido para prevenir problemas de sobrepeso, obesidad o diabetes básicamente, pero cuando el mal ya está hecho, consumir el producto no va a prevenir y como lo declaran en la etiqueta, la mayoría de ellos, no son productos para la reducción de peso, sino que hacen parte de un programa de una dieta controlada por un profesional. Por eso, sugiero no usar edulcorantes y consumir las bebidas sin adicionar nada.

Una razón más es la fisiología del cerebro y el intestino. El cerebro al detectar el sabor dulce prepara al intestino para recibirlo, en ese proceso están involucradas varias hormonas, entre ellas la insulina, que se libera cuando espero consumir dulce, cuando no llega porque no tiene calorías, la liberación de la insulina se pierde y cuando está elevada puede llevar a sobrepeso y obesidad. De los edulcorantes también se sabe que pueden ocasionar alteraciones en la flora intestinal, cambiar las bacterias que tenemos a nivel del intestino y generar susceptibilidad a desarrollar enfermedades como sobrepeso, obesidad y diabetes. Entonces la respuesta es que no tiene ninguna ventaja el consumo de este tipo de productos si es para prevención”.

¿Puede el cuerpo humano vivir sin azúcar?

“Sin azúcar refinada sí, pues el azúcar como fuente energética se puede obtener de las frutas, de las harinas como arroz, papa, yuca, plátano, arepa, pasta. No necesariamente hay que consumir azúcar. Hay que dejar claro que el azúcar es fuente primaria de energía para el organismo, para mover los músculos, para el funcionamiento del cerebro y no debe ser refinada porque el organismo lo guarda en forma de grasa y de ahí el problema del sobrepeso y la obesidad”.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com