Artículo

5 respuestas sobre la meningitis

Neurología 957 veces leída

¿Qué tanto sabes sobre la meningitis?

Un reciente brote de esta enfermedad en Buenaventura, una región ubicada al suroccidente de Colombia, tiene en alerta a las autoridades sanitarias del país. ¿Qué tanto sabes de esta patología?

Hay quienes dicen que la meningitis es más frecuente en niños, otros hablan de adultos mayores, lo cierto es que cualquier persona es susceptible de padecer la enfermedad, mucho más si tiene un sistema inmunitario debilitado. Por lo rápido que puede avanzar, los expertos sugieren buscar atención médica oportuna si hay presencia de síntomas como fiebre súbita, dolor de cabeza fuerte y rigidez en el cuello.

Para conocer más de esta condición, diferentes organizaciones internacionales de salud responden algunas inquietudes sobre la meningitis. Inicialmente, hay que aclarar que la enfermedad se define como la inflamación del tejido delgado que rodea el cerebro y la médula espinal, llamada meninge. Advierte la Organización Mundial de la Salud, OMS, que esta es una infección grave que puede causar importantes daños cerebrales y es mortal en el 50% de los casos no tratados.

¿Qué causa la meningitis?

Comúnmente es causada por una infección bacteriana o viral. “También puede ser causada por una infección fúngica (por hongos), una reacción a ciertos medicamentos o tratamientos médicos, una enfermedad inflamatoria como el lupus, algunos tipos de cáncer, o una lesión traumática en la cabeza o la columna”, explica el Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos, NIH (por sus siglas en inglés).

¿Existen diferentes tipos de la enfermedad?

Sí. La más frecuente es la neumocócica, causada por la misma bacteria que provoca la neumonía, infecciones sinusales y de los oídos, llamada estreptococo pneumoniae. De este tipo de meningitis se dice que los menores de 2 años y los adultos con sistemas inmunológicos débiles son candidatos a desarrollar la enfermedad con más facilidad. Explica el NIH, que las personas que tienen meningitis neumocócica a menudo sufren daño neurológico que va desde la sordera hasta el daño cerebral grave.

Está también la meningitis bacteriana, una enfermedad rara pero potencialmente mortal. Puede estar causada por varios tipos de bacterias que primero producen una infección de las vías respiratorias altas y luego viajan por el torrente sanguíneo al cerebro. La enfermedad también puede producirse cuando ciertas bacterias invaden directamente las meninges y puede bloquear los vasos sanguíneos cerebrales, causando un accidente cerebrovascular y daño cerebral permanente.

Otra más es la meningitis meningocócica, causada por la bacteria neisseria meningitides. Los grupos de alto riesgo comprenden a los bebés menores de 1 año, las personas con sistemas inmunitarios suprimidos, los viajeros a países extranjeros donde la enfermedad es endémica, y los estudiantes universitarios (en particular del primer año) que residen en dormitorios. Entre el 10 y 15% de los casos es mortal, con otro 10 a 15% que causa daño cerebral y otros efectos secundarios serios.

Le sigue la meningitis por haemophilus que, en algún momento, fue la forma más común de meningitis bacteriana. Afortunadamente, la vacuna para Haemophilus influenzae B ha reducido enormemente el número de casos. Quienes corren mayor riesgo de contraer la enfermedad son los niños en guarderías y los que no tienen acceso a la vacuna.

Otras formas de meningitis bacteriana son la meningitis por listeria monocytogenes, que puede cruzar la barrera placentaria y hacer que el bebé nazca muerto o muera poco después del nacimiento; la meningitis por escherichia coli, que es más común en los ancianos y recién nacidos y puede transmitirse a un bebé por el canal de parto, y la meningitis por micobacteria tuberculosis, una enfermedad rara que se produce cuando la bacteria que causa la tuberculosis ataca las meninges.

La meningitis viral es leve, no es mortal y generalmente, es causada por enterovirus, virus comunes que entran al cuerpo por la boca y viajan al cerebro y los tejidos circundantes donde se multiplican. Los enterovirus están presentes en el moco, la saliva y las heces y pueden transmitirse por contacto directo con una persona infectada o un objeto o superficie infectado.

¿Cuáles son los síntomas de la meningitis?

Con frecuencia la meningitis aparece con síntomas similares a la gripa que se desarrollan entre 1 y 2 días: fiebre súbita, dolor de cabeza intenso y rigidez de la nuca. En algunas formas de la enfermedad, típicamente, se ven erupciones. La meningitis meningocócica puede asociarse con insuficiencia renal y suprarrenal y shock.

Agrega la OMS que, en el caso de la meningitis meningocócica, también hay fotosensibilidad (sensibilidad a la luz), vómitos y confusión. Incluso, cuando se diagnostica tempranamente y recibe tratamiento adecuado, un 5 a 10% de los pacientes fallece, generalmente en las primeras 24 a 48 horas tras la aparición de los síntomas. La meningitis bacteriana puede producir daños cerebrales, sordera o discapacidad de aprendizaje en un 10 a 20% de los supervivientes.

¿Cómo prevenirla?

Una buena higiene personal puede reducir el riesgo de contraer la enfermedad de una persona infectada. Evita compartir alimentos, utensilios, vasos y otros objetos con una persona que pueda estar expuesta o que tenga una infección. Lávate frecuentemente las manos y enjuágate con agua corriente.

Se dispone de vacunas eficaces para prevenir la neumonía, H. influenza, meningitis neumocócica y la infección con otras bacterias que pueden causar meningitis meningocócica.

Es posible que se pida a las personas que viven, trabajan o van a la escuela con alguien que ha sido diagnosticado con meningitis bacteriana que tomen antibióticos durante unos días como medida preventiva.

¿Cuál es el tratamiento de la meningitis?

Antibióticos y manejo médico oportuno son claves en esta enfermedad. Sugiere el NIH recetar dosis fuertes de antibióticos generales, seguidos por antibióticos intravenosos en los casos más graves. También pueden recetarse antibióticos para prevenir otras infecciones bacterianas. Los tratamientos antibióticos adecuados para la mayoría de los tipos de meningitis pueden reducir el riesgo de morir de la enfermedad a menos del 15%.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com