Artículo

Los problemas de fertilidad son frecuentes y las alternativas de solución, múltiples

Ginecología 1674 veces leída

Infertilidad

Cuando hay dificultades para concebir un hijo, la mujer no es la única responsable, aunque ella es la que más compromiso tiene en el proceso reproductivo: se calcula que de cada 100 parejas infértiles del 20 a 30% pueden serlo a causa de un problema en el hombre.

Ese deseo de tener hijos para unos debe aplazarse más que para otros y, en algunos casos, no porque ese sea el deseo de las parejas sino por las complicaciones que él, ella o ambos, tengan para concebir una nueva vida. La Organización Mundial de la Salud, OMS, define que una pareja es infértil cuando lleva 1 año o más de vida sexual sin usar ningún método anticonceptivo y no logra concebir. Eso cuando la mujer tiene 35 años o menos, porque cuando tiene más edad, ese tiempo se reduce a 6 meses, advierte Fidel Cano, director médico de Inser, Instituto de Fertilidad Humana.

Las dificultades para concebir son un asunto más común de lo que muchos piensan, en ocasiones, señala Cano, supera patologías como la diabetes o hipertensión. “Hasta el 10 o 15% de las parejas que buscan un bebé van a tener problemas para concebir y solo lo van a poder lograr con tratamientos o estudios”.

Causas de infertilidad

En esta condición, tienen responsabilidad tanto hombres como mujeres. En ellos, por ejemplo, el varicocele es una causa frecuente de infertilidad, pues genera problemas a nivel de funcionalidad y provoca alteraciones en la calidad de los espermatozoides. Entre otras causas, también se habla de exposición a ambientes muy cálidos, es el caso de quienes trabajan en fundiciones, hornos, inclusive, los que se exponen a rayos X. Malos hábitos como el consumo de alcohol, cigarrillo y otras sustancias psicoactivas también son responsables de infertilidad.

En el caso de las mujeres, las causas son más variadas y afectan más la fertilidad, dado que ellas tienen más compromiso en la concepción, así lo explica Cano: “el hombre solo aporta el espermatozoide y la forma en que llega a la vagina, pero la mujer aporta el óvulo, el útero, el canal cervical, la vagina, el endometrio, las trompas de Falopio, son muchas cosas, entonces, hay más opciones en la mujer de tener causas de infertilidad. Las más frecuentes son problemas ovulatorios”.

En las mujeres, la endometriosis es otra de las razones frecuentes, pues se calcula que cuando una mujer es infértil cerca del 40% de ellas tiene esa enfermedad. También se habla de infecciones pélvicas, malos hábitos, obesidad o extrema delgadez, aquellas que tienen rutinas de alto rendimiento también son candidatas a infertilidad, debido a los estrictos regímenes nutricionales a los que son sometidas. Finalmente, se sabe que el inicio tardío de la vida reproductiva también tiene consecuencias en la fertilidad y aunque no existe una edad ideal para ser padre, el especialista advierte que la mujer puede lograrlo con mayor éxito entre los 25 y 35 años, y los hombres pueden hacerlo hasta los 45.

Soluciones para la infertilidad

Para tratar esta condición, las alternativas son múltiples y, como en todo procedimiento, existen riesgos, el más grande de ellos según el especialista es el compromiso emocional al que se enfrentan las parejas. “Ante la ausencia de un hijo y la expectativa que genera el tratamiento, que no se obtenga el resultado con éxito genera un duelo muy grande”. Los demás riesgos son similares a los que ocurren con las parejas que pueden concebir.

Así las cosas, entre los tratamientos médicos que se ofrecen hoy están:

Laparoscopia. En caso de que se encuentren problemas en la pelvis, puede solucionar adherencias y definir que la pelvis quede en mejores condiciones por consecuencia de una endometriosis o enfermedad pélvica.

Inducción de ovulación. Se logra mediante medicamentos orales o inyectados.

Inseminación. Es un tratamiento más complejo que involucra al hombre y a la mujer. Se estimula al ovario para que produzca más y mejores óvulos, se toma el semen del hombre, se separa, y se pone en los días más adecuados dentro del útero, más cerca a las trompas o al sitio donde se pueda encontrar con los óvulos. Esta inseminación artificial puede hacerse con el semen del esposo o si hay problemas muy complejos, con semen de donante.

Reproducción asistida o fecundación in vitro. Consiste en estimular la ovulación, sacar los óvulos y en un laboratorio con mecanismos especiales se cultivan para ponerlos junto con los espermatozoides dentro del útero.

Congelación de embriones y de óvulos. Es un método que se utiliza para aplazar el proceso reproductivo, en personas que así lo desean o en pacientes con enfermedades, como cáncer, que quieren preservar sus óvulos antes de someterse a la quimioterapia.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com