Artículo

Alteraciones de la tiroides son frecuentes en la población

Endocrinología 2796 veces leída

Tiroides

Se calcula que cerca del 14% de las personas en general pueden desarrollar problemas en esta glándula. Reconocer los síntomas es fundamental para tratar a tiempo estas enfermedades.

Hay quienes la hacen responsable del aumento excesivo de peso, otros más le atribuyen esa pérdida de kilos sin razón aparente, y unos más, la acusan de ser responsable de su estado de ánimo. Si bien todos estos pueden ser síntomas de una alteración de la tiroides, consultar con el especialista para definir de qué se trata es la recomendación.

¿Por qué produce tantos cambios en el cuerpo? Es la pregunta que muchos se hacen cuando experimentan o conocen a alguien con una enfermedad en esta glándula. Resulta que la tiroides se encarga de producir hormonas que controlan el ritmo de muchas de las actividades de cuerpo, “estas incluyen la velocidad con la que se queman calorías y cuán rápido late el corazón. Todas estas actividades componen el metabolismo del cuerpo”, así lo explica la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

A esta definición agrega Clara María Arango Toro, internista endocrinóloga del Hospital Pablo Tobón Uribe, que las hormonas tiroideas son la gasolina que necesitan las células del cuerpo para cumplir sus funciones básicas. Así las cosas, cuando se descompensa, las alteraciones se reflejan en todo el cuerpo.

Enfermedades comunes de la tiroides

Hipotiroidismo: en esta patología, la tiroides produce menos hormonas de las que debería, por lo tanto, el cuerpo tiene menos combustible para cumplir sus funciones básicas. Al respecto, la Asociación Americana de la Tiroides señala que cuando los niveles de hormona tiroidea están bajos, los procesos corporales comienzan a funcionar con lentitud. “A medida que el cuerpo comienza a funcionar con lentitud, usted podrá notar que siente más frío y se fatiga más fácilmente, que su piel se reseca, que tiene tendencia a olvidarse de las cosas y a encontrarse deprimido y también comienza a notar estreñimiento. Como los síntomas son tan variados, la única manera de saber con seguridad si tiene hipotiroidismo es haciéndose las pruebas de sangre”.

Por lo confuso de sus síntomas, el hipotiroidismo a veces es difícil de diferenciar de otras patologías como depresión o fatiga crónica, por ejemplo. Sin embargo, ante la presencia de estas señales y otras como caída del cabello, hinchazón de la cara, edema en las piernas, alteraciones de la menstruación y, sobre todo, antecedentes familiares de enfermedad de la tiroides, es necesario visitar al médico.

Entre las causas de esta enfermedad Arango Toro habla de autoinmunidad, es decir que el organismo confunde sus propias células como agresoras y las ataca. También se refiere al déficit de yodo en el cuerpo como una de las causas, pues esta sustancia es fundamental para la formación de hormonas tiroideas.

Hipertioidismo: contraria a la anterior, esta patología se caracteriza por el incremento en la producción de hormonas tiroideas, por lo tanto, hay exceso, provocando entre otros síntomas: palpitaciones, pérdida de peso inexplicada, diarrea, sudoración, taquicardia, caída del cabello, piel húmeda, exoftalmos (ojos salidos del globo ocular), alteraciones de la menstruación y bocio (aumento de tamaño de la parte anterior e inferior del cuello).

Nódulo tiroideo: es una formación nodular en la tiroides y de acuerdo con la internista, aunque la causa no es bien conocida, sí se calcula que cerca del 50% de la población general puede desarrollarla. “Esta alteración no requiere tratamiento específico, solo seguimiento y, en contadas ocasiones, es necesario hacer una biopsia. Usualmente los nódulos mayores a 1 centímetro requieren de este examen y si se descarta malignidad solo se hace seguimiento”.

Cáncer de tiroides: esta enfermedad es poco frecuente en la población y afecta en mayor medida a las mujeres. Dentro de los diferentes tipos de cáncer, este tiene un comportamiento menos agresivo y la supervivencia a 20 años es superior al 80%. El manejo de esta enfermedad se logra a través de cirugía, donde se hace resección de la glándula tiroides y posteriormente, terapia con yodo radiactivo.

Finalmente, vale decir que las mujeres son más susceptibles a todas las patologías tiroideas, sobre todo, a medida que avanzan en edad. Si bien los hombres también pueden desarrollar alguna de estas alteraciones, la internista señala que por cada 10 mujeres 1 hombre puede presentar una patología tiroidea, sin embargo, cuando se da en ellos la enfermedad es más severa.

Natalia Ospina Vélez
Natalia Ospina Vélez https://www.1doc3.com